Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios El hijo de Tabaré Vázquez investigará un milagro atribuido a Jacinto Vera

SUBRAYADO |

El hijo de Tabaré Vázquez investigará un milagro atribuido a Jacinto Vera
Integrará un tribunal con otros expertos para analizar si hay méritos para santificarlo a partir de la curación de un enfermo de cáncer.
alvaro-vazquez-jacinto-vera-20150806114043720284

La cura de un feligrés con cáncer gracias a la supuesta intervención milagrosa de monseñor Jacinto Vera (Florianópolis1813- Pan de Azúcar 1881) es motivo de una investigación encargada por el Vaticano y la misma podría terminar con su santificación.

En su momento, tres médicos dijeron que el paciente -un médico de 70 años- debía haber muerto, pero esto no ocurrió tas recibir la “gracia” de Vera. Dos de los médicos testigos eran católicos y uno judío, según una crónica publicada hoy en Búsqueda.

Unos 134 años después, el Vaticano encargó al arzobispo de Montevideo una investigación, luego que Daniel Sturla presentara el caso ante la Santa Sede.

El domingo 2 de agosto, el jerarca eclesiástico constituyó una comisión en la que está el oncólogo Álvaro Vázquez, hijo del presidente de la República y un católico muy notorio en la comunidad.

Junto a él estarán los sacrrdotes Juan González (delegado episcopal) y Gonzalo Estévez (promotor de justicia), el licenciado Pablo de la Rosa (notario) y la religiosa Fabiana Vázquez (perito médico).

Además de médico oncólogo y tener un master en Administración de Empresas de Salud, Álvaro Vázquez es licenciado en Teología y fue candidato a diputado por el Partido Demócrata Cristiano

Este tribunal deberá analizar esta “curación inexplicable” atribuida a Vera, quien se convirtió en sacerdote a los 28 años después de estudiar Teología en Buenos Aires. En 1859 fue designado Vicario Apostólico de Montevideo, pero dos años más tarde fue desterrado por el gobierno de turno debido a las tensiones entre el poder civil y el eclesiástico. En 1865 retornó y fue nombrado obispo en 1878 al crearse la Diócesis de Montevideo. Tres años después murió dejando tras de sí una leyenda.

En 1935 fue la primera ocasión en el que su caso fue tratado. En aquel entonces el obispo Juan Aragone quien lo designó “Siervo de Dios”, un título que habilita a investigar virtudes de alguien con “fama de santidad”. El 6 de mayo último fue declarado “Venerable” por un decreto papal, paso previo a la investigación que acaba de abrirse.