Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu El factor religioso y la objeción de conciencia: tema de reflexión de Mons. Galimberti

 

Pablo

“El mundo de los prepotentes no tiene asegurada la victoria cuando hay personas que no se amoldan a las mayorías ciegas y caprichosas. Y de la nada sacan a relucir gestos que sorprenden a las mayorías. Son esas `reservas´ morales y espirituales que afloran y sorprenden”, advierte el Obispo de Salto, Mons. Pablo Galimberti, en su columna semanal en el Diario “Cambio”..

“Hay personas que marcan la diferencia en la sociedad. Plantean objeciones y hacen propuestas que sorprenden. La explicación la encuentro en la conciencia donde hunden sus raíces las acciones de esas personas. No son títeres movidos por mayorías”, acota.

Mons. Galimberti señala que cuando interviene el “factor conciencia” o “factor religioso” de una persona, “provoca un desconcierto o crisis”. “No siempre son razones compartidas por todos, aunque actualmente la objeción de conciencia es aceptada como argumento válido, por ejemplo, para que un médico no intervenga en la realización de abortos”, puntualiza.

El Pastor llama a no “acallar”  ni “denigrar” a los objetores de conciencia “como tampoco a los inspirados por el Evangelio, que siguiendo las huellas de Jesús, como Martin Luther King, afirman con serenidad y certeza: `tengo un sueño`”.

 

Factor religioso

Columna del Obispo de Salto,  Mons. Pablo Galimberti.

Hay personas que marcan la diferencia en la sociedad. Plantean objeciones y hacen propuestas que sorprenden. La explicación la encuentro en la conciencia donde hunden sus raíces las acciones de esas personas. No son títeres movidos por mayorías.

Cuando interviene el “factor conciencia” o “factor religioso” de una persona, provoca un desconcierto o crisis. No siempre son razones compartidas por todos, aunque actualmente la objeción de conciencia es aceptada como argumento válido, por ejemplo, para que un médico no intervenga en la realización de abortos.

Quiero referirme a la última película de Mel Gibson (“Hasta el último hombre”; en su título original “Hacksaw Ridge”) que algunos catalogan como obra maestra del cine bélico. La acción describe un hecho real, la batalla de Okinawa con un saldo de 250.000 muertos de ambos bandos (Estados Unidos y Japón).

En pleno frente para tomar la colina de Hacksaw, se encuentra el joven Doss y su compañía. Abundan mutilados y gritos. Y cuando todos se retiran el supuesto cobarde, el bueno Doss, muestra una fibra sorprendente y recoge incluso a los enemigos. El factor religioso introduce una novedad: humaniza  el drama desgarrador en medio de una batalla inútil, ya que la guerra terminaría unos días después con el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki.

En medio de la crueldad de la acción bélica aparecen sentimientos nobles encarnados en este joven pacifista, al principio repudiado y objeto de burla y después admirado. La historia es real. La sufrida esposa del héroe de la II Guera Mundial murió en 1991 y él falleció en el 2006. El personaje de Doss, como lo define un crítico español, es un “loco de Dios”. Con una conciencia religiosa que sorprende. Son esos héroes o personajes que parecen raros porque nos hablan de Dios en medio de las difíciles condiciones humanas. Cuando la razón humana está definitivament perdida, queda la acción sorprendente de Dios.

En el Evangelio abundan escenas de ese estilo. Por ejemplo cuando empujan a una mujer y la ponen delante de Jesús, acusándola porque ha cometido adulterio y según la ley debe ser apedreada.

Jesús hace silencio en medio de un clima prepotente. Se inclina y parece escribir algo en el piso. Hasta que se pone de pie y dirigiéndose a los acusadores les dice: el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Y en silencio los acusadores se van retirando y queda Jesús solo con la mujer: ¿nadie te ha acusado? Yo tampoco. Vete y no peques más.

Jesús no pierde en ningún momento esa actitud novedosa, que muestra otro modo de entender la debilidad humana y los laberintos del corazón. En la escena del Calvario otro crucificado le dice: acuérdate de mí cuando estés en el paraíso. Y Jesús, hablando desde otra dimensión de la condición humana, desde su condición divina, le responde: hoy estarás conmigo en el paraíso.

El mundo de los prepotentes no tiene asegurada la victoria. Cuando hay personas que no se amoldan a las mayorías ciegas y caprichosas. Y de la nada sacan a relucir gestos que sorprenden a las mayorías. Son esas “reservas” morales y espirituales que afloran y sorprenden.

Por eso a los objetores de conciencia no hay que acallarlos ni denigrarlos. Como tampoco a los inspirados por el Evangelio, que siguiendo las huellas de Jesús, como Martin Luther King, afirman con serenidad y certeza: “tengo un sueño”.

Columna publicada en el diario “Cambio” el viernes 24 de marzo de 2017