Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios El Cerro tendrá un liceo inspirado en el Jubilar del barrio Casavalle

EL OBSERVADOR |

Educación. Apuntará a atender a jóvenes pobres a cambio de una cuota mínima

El nuevo liceo se está construyendo al lado de la parroquia Nuestra Señora de la Ayuda. N. Garrido

En el Cerro de Montevideo, funcionará a partir de marzo un liceo muy parecido al Jubilar de la zona de Casavalle que ha logrado dar una educación de estimable calidad en medio de un contexto de extrema pobreza.

Si bien la nueva institución no será totalmente gratuita –habrá una cuota mínima para quien pueda pagar– tendrá un perfil similar al de su predecesor .

Inspirados en los buenos resultados del Jubilar, la Iglesia Católica se lanza ahora a regentear una nueva institución privada, en la que se brindarán las clases del ciclo básico pero sin desatender el deporte y otras actividades recreativas.

“El liceo tendrá un filosofía común con el Jubilar pero se les va a pedir una cuota a los chicos que puedan pagarla. Vamos a empezar con un primer año de liceo y en los próximos dos años agregaremos un segundo y un tercero. Funcionará de ocho de la mañana a cinco de la tarde”, informó a El Observador el obispo auxiliar de Montevideo, Daniel Sturla, a quien el arzobispo Nicolás Cotugno –ideólogo del nuevo proyecto– le encomendó la supervisión.

Para llevar a cabo el proyecto se está reformando el local que pertenecía a la obra del Padre Martín, al lado de la parroquia Nuestra Señora de la Ayuda en la calle Bogotá.

La construcción fue financiada por la Conferencia Episcopal italiana. Sturla no conoce el monto de la obra pero señaló que está quedando “muy bien”.

Ya hay unos 40 alumnos inscriptos pero el centro educativo tiene capacidad para 60, los que serán divididos en dos clases de primer grado.

“Nuestra gran preocupación hoy son los adolescentes. En la zona hay tres escuelas católicas pero no hay ningún liceo y queremos multiplicar esta experiencia”, señaló Sturla.

Experiencia exitosa

La experiencia del Liceo Jubilar de Casavalle –que inspiró al futuro liceo del Cerro– nació en el año 2000 cuando Cotugno consideró prioritario que toda la barriada de la cuenca de Casavalle (barrios Borro, Marconi, Gruta de Lourdes, entre otros) tuviera una institución de educación secundaria para evitar que muchos niños que viven bajo la línea de pobreza y que egresaban de la escuela no quedaran en la calle sin posibilidad de estudiar.

Desde entonces, con apoyo exclusivamente privado y con financiación de la fundación católica holandesa Kirche in Not, se lanzó el proyecto de construir un liceo en la zona que pudiera satisfacer las necesidades de estos niños.

Inaugurado en 2002, el Jubilar es el primer liceo privado de Uruguay de acceso totalmente gratuito.

Los alumnos del Jubilar –ubicado en la calle Román Arana Iñíguez– entran de mañana, y acceden a las materias convencionales de cualquier liceo, y al mediodía almuerzan en la institución. De tarde tiene diferentes talleres y actividades deportivas como el rugby, y cultivan una huerta orgánica.

Anualmente se presentan unos 300 interesados en entrar a este liceo de la cuenca de Casavalle, pero solo son aceptados 75 por un problema de capacidad locativa.

El criterio de preselección de alumnos contempla cuatro aspectos: la geografía (los muchachos tiene que vivir en el barrio), que no estén pasados de edad, que vivan en condiciones de pobreza y que tengan un referente adulto que se haga responsables ante la institución.

El Jubilar tiene cero por ciento de deserción y también se acerca al cero en las cifras de repetición. El promedio general de pasaje de grado es de 7 puntos en una escala de 12. El liceo tiene un sistema de padrinazgos, de empresas y personas, que realizan aportes y financian los estudios. El valor anual de un padrinazgo en el Jubilar es de US$ 1.100.

El Cerro

El liceo que comenzará a funcionar en el Cerro recogerá toda la experiencia del Jubilar pero presentará algunas diferencias en el entendido de que sus usuarios viven una realidad un tanto diferente.

El obispo Sturla observó que en esa zona la pobreza en sensiblemente menor que en la cuenca del Casavalle. “Es un barrio obrero. En el Cerro, los muchachos suelen tener un poco más de apoyo de parte de su familia”, señaló al tiempo que destacó que espera que los resultados académicos sean muy buenos.

En la institución de la calle Bogotá también se enseñará inglés, y habrá actividades vinculadas con el teatro y la música.

Más allá de que se intentará acceder a una cuota por alumno para que el liceo tenga recursos propios, también habrá becas para aquellas familias que no estén en condiciones de pagar.

Como directora del liceo ya fue elegida una profesora laica, y la comisión directiva estará integrada por el párroco del Cerro y por dos representantes laicos.

Lo dijo

“Nuestra gran preocupación son los adolescentes y queremos multiplicar esta experiencia”

Daniel Sturla

Obispo auxiliar de Montevideo