Iglesia al día

" La paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica "
Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la Paz (1 de enero de 2020)

Noticeu El Cardenal, la Hna. Noemí y atentados en Francia: intenciones especiales en Misa de uruguayos en Roma

Virgen 33 roma

En la misa mensual de los uruguayos residentes en forma permanente y transitoria en Roma, celebrada el jueves 8 de enero, resonaron algunas situaciones de este tiempo de manera especial. La eucaristía fue presidida por el Pbro. Guillermo Buzzo (de la Diócesis de Salto, quien se encuentra estudiando en Roma) y contó con la participación de algunos uruguayos que estaban de paso por la Ciudad Eterna, además de la comunidad que habitualmente celebra.

En primer lugar estuvo presente en la oración la situación de tensión que se vive en este tiempo en Europa a partir de los lamentables hechos de París. En su homilía, el Pbro. Buzzo, invitó a «no estrechar la mirada», a solidarizarse e implicarse, como Jesús, con las situaciones de sufrimiento de la humanidad, aun las más lejanas y las que no nos afectan directamente.

Hubo un recuerdo especial en la oración a la Hna. Noemí Medeglia, recientemente fallecida, quien trabajó incansablemente para propagar la devoción a la Virgen de los Treinta y Tres.

Como no podía ser de otra manera, estuvo presente el tema del nombramiento del nuevo cardenal uruguayo. Además de recordar en las intenciones de oración a Mons, Daniel y a toda la Iglesia uruguaya, se compartieron las resonancias de este evento que sorprendió gratamente a todos.

Por último, se comenzaron a prever las distintas posibilidades de acompañar y participar como comunidad en las celebraciones litúrgicas de los días del Consistorio que se realizará en San Pedro, así como la posibilidad de que la Eucaristía del mes de febrero sea presidida por el nuevo Cardenal en la Basílica de los Doce Apóstoles, junto a la tumba de Felipe y Santiago y la imagen de la Virgen de los Treinta y Tres.

Agradecemos la información proporcionada por el P. Francisco Lezama sdb