Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios El barroco todavía seduce al público (Se cita a la Iglesia de Tapes)

EL PAÍS |

La Orquesta Sinfónica y el Coro Nacional del Sodre bajo la conducción de Esteban Louise iniciaron el 4 de marzo un ciclo de cuatro conciertos que se llevarán a cabo en diferentes barrios de Montevideo y tendrán como escenario cuatro iglesias católicas.

Para aquellos que piensan que la música barroca de carácter religioso no atrae público, están completamente equivocados. La Iglesia de Tapes estaba desbordada de público ávido por escuchar estas hermosas obras sinfónico-corales que no se ejecutan frecuentemente.

Tanto la orquesta como el coro reeditaron los valores que siempre se le reconocen. Las interpretaciones del coro se caracterizaron por una variedad bien dosificada de los planos sonoros ,extendidos en un matizado de colores tímbricos y acentos adecuados a cada una de las partes en que participaron. La soprano Adriana Castro si bien posee un bello timbre de voz, carece de la potencia que se necesita para abordar estas obras. Su desempeño fue correcto, con muy buena musicalidad. La soprano Sandra Silvera supo amoldarse con soltura al estilo barroco. Su sugestiva y potente voz se pudo apreciar en los muy breves momentos que le tocó participar. Nos hubiera gustado escucharla más a lo largo del concierto. La mezzosoprano Jacqueline Villarnovo tuvo una correcta labor. Al tenor Javier Pérez desde el lugar que nos tocó presenciar el espectáculo fue imposible escucharlo. El bajo Marcelo Otegui fue el solista más destacado: fiel al estilo barroco, su potente voz y dominio extraordinario de las coloraturas hizo que nos ofreciera una brillante versión del aria “Quia fecit mihi magna”.