Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios El arzobispo Sturla pedirá al Papa que se declare santo al “padre Cacho”

AICA |

http://www.aica.org/14205-el-arzobispo-sturla-pedira-al-papa-que-se-declare-santo.html

El arzobispo de Montevideo, Mons. Daniel Sturla SDB, reveló que se inició el proceso para que Rubén Isidro Alonso, el “padre Cacho”, sea declarado santo. Era un sacerdote salesiano que en los últimos años de su vida pasó al clero diocesano para asumir, con el apoyo del entonces arzobispo de Montevideo, Mons. Carlos Partelli, una radical opción por los pobres y durante años vivió en un rancho de lata mientras se iba construyendo un barrio de ‘casitas blancas’ que reemplazó muchos ranchitos como el suyo. Cuando murió Alonso, su ataúd fue llevado por los cartoneros en un carrito.

La arquidiócesis de Montevideo decidió iniciar los pasos necesarios para que Rubén Isidro Alonso, conocido como el “padre Cacho”, sea declarado santo. Según informó el arzobispo de Montevideo, monseñor Daniel Sturla SDB, la decisión fue tomada por el Consejo Presbiteral, integrado por 25 sacerdotes y el obispo, quienes presentarán la petición ante el Vaticano. La noticia tomó estado público y fue difundida por los medios del Uruguay.

Monseñor Sturla participó en un encuentro con periodistas organizado por la Conferencia Episcopal del Uruguay, y fue en esa ocasión que reveló la decisión de iniciar el proceso.

Rubén Isidro Alonso, el “padre Cacho”, era un sacerdote salesiano que en los últimos años de su vida pasó al clero diocesano de Montevideo para asumir, con el apoyo del entonces arzobispo de Montevideo, monseñor Carlos Partelli, una radical opción por los pobres.

“Esa opción lo llevó a vivir durante años en un rancho de lata en Aparicio Saravia y Timbúes, mientras se iba construyendo por ayuda mutua un barrio de ‘casitas blancas’ que reemplazaron muchos de los ranchitos semejantes al que por elección ocupó el padre Cacho”, escribió el obispo de Melo, monseñor Heriberto Bodeant, en su blog cuando se presentó el libro “Cacho de Dios”, en 2012, escrito por Julio Romero, vecino del barrio. Cuando murió Alonso, su ataúd fue llevado por los cartoneros en un carrito.+