Iglesia al día

" En muchas naciones el #COVID19 aún está causando numerosas víctimas. Deseo expresar mi cercanía a estos pueblos, a los enfermos y a sus familiares, así como a todos aquellos que los que los cuidan. "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Diputado blanco propuso derogar agenda de derechos y desata fuerte polémica

LA REPÚBLICA |

Jun 23, 2017 | 13 Comentarios

Compartir

WhatsApp

En “nombre de dios”, el diputado nacionalista Álvaro Dastugue planteó que deberá revisarse la “agenda de derechos” si el Partido Nacional gana la elección nacional. Esto abarca a las leyes de unión homosexual, marihuana y aborto, aprobadas en los gobiernos del Frente Amplio. El legislador desató una muy fuerte polémica al sostener en el semanario Búsqueda que esas leyes deberían ser derogadas ya que “entendemos que no le hacen bien a la sociedad”.  Sus declaraciones generaron un fuerte rechazo tanto en el Frente Amplio como en el propio partido Nacional. También generó el rechazo del movimiento pro diversidad sexual.   La senadora del FA Mónica Xavier comentó que el diputado en sus declaraciones “plantea ir hacia atrás en el avance de la agenda de derechos”; mientras que Sergio Miranda, integrante del Consejo Nacional de Diversidad Sexual, afirmó que “si los partidos de derecha llegan al gobierno se produciría un retroceso de 50 años en la vida del país en la igualdad de los derechos entre ciudadanos”. Por su parte, el diputado del Partido Nacional Pablo Iturralde acusó a su par Jorge Gandini de realizar una “operación” porque los pastores evangelistas no lo apoyan. El diputado colorado Fernando Amado escribió en su twitter que “quizás pueda llegar al gobierno, pero si ésa es la postura oficial del Partido Nacional, seguro lo hará sin mi voto”.

“No le hacen bien a la sociedad”

Al comentar declaraciones del pastor Márquez, su yerno y líder de la iglesia, quien afirmara que el “manual de sexualidad” del gobierno (del Mides) incita a la pedofilia, Dastugue aseguró que si el Partido Nacional llega al gobierno deberá revisar todas las leyes de la “agenda de derechos” con el fin derogarlas, incluyendo el matrimonio homosexual, la regulación de la marihuana y la ley de aborto. “Deberíamos revisar esas leyes, que entendemos no le hacen bien a la sociedad”, expresó.

“Se plantea ir hacia atrás”

Las declaraciones de Dastugue causaron rechazo en el Frene Amplio. La senadora Mónica Xavier dijo a LA REPÚBLICA que las palabras del “diputado del Partido Nacional son condenables, no existe una voluntad a mejorar las leyes sino que por el contrario, se plantea ir hacia atrás en el avance de la agenda de derechos, por tanto estamos en la antípodas”. “Nosotros seguiremos trabajando para asegurarles a todas las personas todos los derechos, creemos que se logró el reconocimiento de muchas personas que requerían de marcos legales que protegieran sus derechos, por lo tanto para nosotros el desafío sigue”, añadió.
A los legisladores del Frente Amplio les llama la atención que el Partido Nacional no se haya manifestado como agrupación para conocer si la postura es solo de Dastugue o del Partido en si: “Obviamente creemos que tiene que haber una manifestación institucional del Partido Nacional, que diga que las expresiones representan a la colectividad en su conjunto o son las expresiones de un legislador que se ha manifestado siempre de manera muy conservadora y muy retardataria”, sentenció Xavier.
La senadora Constanza Moreira, entrevistada por LA REPÚBLICA, entiende que “la posición del diputado respecto al matrimonio igualitario es minoritaria, ya que buena parte del Partido Nacional votó la Ley”. De todas formas “no tengo duda de que harían todo lo posible para quitar la legislación aprobada sobre marihuana y despenalización del aborto”, aseguró.
“Algunos de sus diputados (del Partido Nacional) intentaron derogar la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo por consulta popular y no consiguieron obtener más del 8% de firmas para hacer un referéndum”, por lo que en este plano la senadora está tranquila ya que “la razón política uruguaya está del lado del progresismo y la laicidad. Si algún día una mayoría conservadora controlara al gobierno, veremos qué pasa. Primero tienen que ganar las elecciones y, para ganarlas, sus ideas tienen que ser las predominantes. En segundo lugar, no sólo tienen que ganar las elecciones sino que deben saber hacer gobierno y conseguir mayorías para desmantelar lo que se hizo. No es tan fácil. La última experiencia del Partido Nacional fue mala. Lacalle terminó gobernando sin el apoyo de su propio partido. No consiguió prácticamente aprobar ninguna Ley importante en los últimos dos años de mandato”.

“Mezclar política y religión es retroceder 100 años”
Sergio Miranda, vicepresidente de la Cámara de Comercio y Negocio de la Comunidad Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT) e integrante del Consejo Nacional de Diversidad Sexual propuesto por el Mides, opinó a LA REPÚBLICA que “en el supuesto caso en el que los partidos de derecha llegaran al gobierno y, además, hicieran caso a esta sugerencia del diputado Dastugue, claramente se produciría un retroceso de 50 años en la vida del país en algo fundamental como es la igualdad de los derechos entre los ciudadanos”.

Para Miranda las leyes impulsadas por el gobierno generan oportunidades e igualdad a todos los ciudadanos para que no se clasifique a la gente como “de primera o segunda”. Lo preocupante radica no sólo en el menosprecio del diputado por la generación de igualdad sino que también surge ante el gran peso de la religión que existe en el discurso del diputado. “No podemos olvidar que es un representante nacional en un Estado laico. Pero él, en la entrevista, predica todo el tiempo y fundamenta todo su discurso con argumentos religiosos. A mí me parece grave que un representante se exprese de esa forma porque los derechos son para todos; es decir, no son sesgados ni basados en un argumento religioso”.

Sergio Miranda
Asimismo, entiende que una declaración de este tipo significa un retroceso en la historia porque han pasado muchísimos años de lucha para que el Estado pudiera separarse de la Iglesia. “En ese sentido, mezclar argumentos de gestión política de Estado con religión es retroceder 100 años, no 50. Me parece que es gravísimo y no puedo meterme en lo que tiene que hacer el Partido Nacional, pero me parece que su honorable directorio debería realizar alguna respuesta a esa declaración”. A su vez, habló sobre otros legisladores, tal es el caso de Gerardo Amarilla. Miranda considera que dichos del diputado diputados, anteponen primero la religión a su función y obligación legislativa, “aspecto que parece incluso surrealista. Estoy tratando de ser respetuoso pero es increíble que un diputado joven de edad haga estas declaraciones públicas en nombre del partido. Me gustaría preguntarle a Larrañaga, a la propia Verónica Alonso, que él la nombra como su compañera de camino político, a Beatriz Argimón y al propio Lacalle Pou, si está de acuerdo con los dichos del diputado”.

 Volvió la motosierra

El Partido Socialista emitió un comunicado tras las declaraciones del Partido Nacional que expresan la voluntad del sector de “cercenar derechos consagrados en la última década” en la que declara: “Su más firme condena a toda voluntad de cercenamiento de derechos, propia de ideologías perimidas, retardatarias y conservadoras. Su inquebrantable lucha para asegurar todos los derechos para todas las personas. Su convicción en que los gobiernos progresistas seguirán avanzando en la agenda de derechos. La interpelación a las autoridades del Partido Nacional para saber si esas expresiones los representan o van a sumarse a la condena que las mismas merecen”.

Acusaciones en el Partido Nacional

Los dichos del diputado Álvaro Dastugue generaron un cortocircuito en la interna del partido. Iturralde le dijo al portal ECOS no estar de acuerdo con la postura de su par nacionalista Dastugue y consideró que quien “está operando esto es (Jorge) Gandini”. Debido a que los pastores no están más con él, les pega porque apoyan a alguien más, aseguró haciendo referencia al diputado. “Los pastores surgen a la vida política en el año 2004 con Jorge Gandini, que los recibe, los abraza y trabaja con ellos. Cuando dejan de trabajar con él empieza a haber molestia. Luego pasa la interna, y pierde. De todas maneras, los pastores votan en una lista común con él nuevamente y está encantado. Cuando luego empieza a ver que se separan y trabajan en otro lado vuelve a hacer cosas y está operando determinados temas de prensa para tratar de generar rispideces”, agregó Iturralde. A su vez señaló que vio salir del despacho de Gandini a Martín Nyczka, empresario que denunció la falta de pago en volantes, afiches y listas. La Justicia obligó a Verónica a Alonso a abonar una deuda de US$ 30.000.
Por su parte Gandini negó las acusaciones de Iturralde señalando que “es un disparate”. “No puedo estar molesto con los pastores, porque nunca me apoyaron. Salvo en las elecciones nacionales, cuando Dastugue como suplente de Verónica estaba en una lista en la que estábamos todos. Pero nunca estuvimos en un mismo grupo. Nunca tuve ninguna molestia”, añadió.