Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Desde un auto, Francisco tuvo su primer encuentro con la multitud

EL PAÍS |

HUBO FERVOR POPULAR AL PASO DEL VEHÍCULO DEL PAPA POR LAS CALLES DE RÍO

El papa Francisco tuvo ayer el primer y cercano contacto con la multitud durante su viaje en automóvil por las calles de Río, provocando la desesperación de sus custodios al ver que la gente se acercaba al coche y hasta lo obligaba a detenerse.

El papa Francisco desembarcó del avión de Alitalia a las 16.01, hora local, y fue recibido por la presidenta Dilma Rousseff en la base aérea del aeropuerto internacional Antonio Carlos Jobim. Vestido de blanco, el pontífice caminó por una alfombra roja acompañado por Rousseff, saludando a autoridades eclesiásticas y políticas en su primera gira intercontinental.

Un coro de niños saludó la llegada del Papa, cantando “Bendícenos papa Francisco, bendice a tu pueblo”.

Después, salió del aeropuerto a bordo de un Fiat Idea compacto blindado. Durante el trayecto, Francisco mantuvo su ventanilla baja, lo que permitió que muchos lo saludaran o le tomaran fotos. En determinado momento, el auto quedó detenido por un embotellamiento en la avenida Presidente Vargas, en el centro de la capital carioca. Entonces, el papa Bergoglio llamó a una mujer que pedía limosna en una esquina con su bebé y los bendijo.

A través de la ventanilla abierta, muchas personas le arrojaron regalos. El coche debió frenar varias veces, mientras los guardias de seguridad que corrían junto al automóvil trataban de alejar a la gente.

Tras llegar a la catedral, Francisco subió al papamóvil, también abierto, e inició un paseo por el centro de la ciudad, hasta el teatro municipal. La multitud en delirio le rodeaba, mientras el Papa, tranquilo, saludaba a todos con una sonrisa. Luego se trasladó en helicóptero al Palacio Guanabara para su reunión con Rousseff.

Seguridad.

La ruta del Papa por las calles de Río fue mantenida en secreto hasta última hora, por razones de seguridad. Sin embargo, la decisión de Francisco de bajar los vidrios del auto sorprendió a los responsables del operativo.

La Secretaría Extraordinaria de Seguridad para los Grandes Eventos (Sesge), del Ministerio de Justicia brasileño, admitió que se trató de una “situación atípica”, pues pese a que el auto era blindado, las ventanillas abiertas lo expusieron a riesgos.

La seguridad del pontífice es una de las principales preocupaciones del gobierno brasileño. Los ministros de Justicia y Defensa, junto con un alto jefe castrense, exhortaron al Papa a usar el papamóvil blindado, pero el Vaticano respondió que a Francisco le gusta entrar y salir del vehículo para saludar a los fieles, lo cual no sería posible en un vehículo protegido.

“El blindaje disminuiría nuestras preocupaciones, sería mejor si lo usara“, dijo el general José Abreu, el oficial que supervisa la participación del ejército en el plan de seguridad. “Es una decisión personal y la respetaremos, pero no es ni remotamente agradable para las fuerzas de seguridad“, añadió.

Los funcionarios de seguridad han dicho que el mayor reto será la seguridad en dos eventos masivos del Papa en la playa de Copacabana, de 4 kilómetros de largo. Sin embargo, insisten en que tienen experiencia en el manejo de grandes multitudes y apuntan a una serie de conciertos que han atraído a Copacabana a números igualmente masivos de espectadores.

Los ataques con bomba en la maratón de Boston (Estados Unidos) en abril, que dejaron un saldo de tres muertos y 264 heridos, aumentaron la sensibilidad sobre los peligros potenciales de este tipo de eventos. Sin embargo, la policía brasileña dijo que no habrá puntos de control o revisiones de los bolsos de la multitud que se congregará en Copacabana, medidas de seguridad adoptadas en otros eventos.

“En una visita de jefe de Estado de la importancia del Papa, es natural que se establezcan reglas, pero al Papa no le gustan mucho las reglas, parece, entonces tendremos que crearle todas las condiciones de seguridad para que pueda desplazarse cómodamente y a voluntad por Río de Janeiro”, dijo el alcalde de la ciudad, Eduardo Paes.

Recibimiento.

Miles de peregrinos llegados de todos los puntos de Brasil y de otros países para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) paseaban ayer por las calles mientras esperaban al pontífice.

“Queremos que el Papa nos muestre esa iglesia abierta, de todas las nacionalidades, que es lo que nos reúne hoy”, dijo la argentina Eliana Tardivo, de 23 años y oriunda de Santa Fe.

“La venida del Papa es una esperanza para el crecimiento de esta nueva Iglesia”, sostuvo el monje franciscano Everton Xavier Marques, de 29 años, de Minas Gerais.

La playa de Copacabana se llenó el fin de semana de peregrinos, que llevaban remeras y banderas con inscripciones alusivas a la JMJ.

Equipaje.

Al subir al avión A330 de Alitalia que lo llevó a Brasil, el papa Francisco tuvo ayer otro de los gestos que, con absoluta espontaneidad y simplicidad pero en total “ruptura” respecto a los esquemas del pasado, están revolucionando el estilo pontificio.

Nunca se había visto, en efecto, que un Papa partiera para un viaje apostólico llevando solo al avión su equipaje de mano, un portafolio negro que Bergoglio mantuvo durante la conversación con el premier italiano, Enrico Letta, y mientras ascendía por la escalerilla del Airbus.

Durante el viaje, Francisco conversó con los periodistas que lo acompañaron. El pontífice se disculpó por no haber ofrecido una rueda de prensa, o ni siquiera aceptar un intercambio de preguntas preparadas con anticipación como hacía Benedicto XVI, para decepción de muchos periodistas que habían querido estar presentes en el vuelo a pesar de los asombrosos costos del viaje.

“Es cierto. No doy entrevistas. ¿Por qué? ¡No sé! No puedo, es así. Para mí es un poco difícil de hacer”, admitió, con su franqueza habitual.

Al final del encuentro, que duró tres cuartos de hora y durante el cual conoció a todos los periodistas uno a uno, el Papa dedicó unas palabras de humor, tras haber invitado a los medios a “colaborar” con él, “por el bien de la sociedad, de los jóvenes, de los mayores, de todos en conjunto”, afirmó.

“Me quedo un poco triste como el profeta Daniel en la fosa de los leones porque ¡he visto que no fueron feroces!”, explicó.

Homosexuales se besan para protestar

Un grupo de jóvenes parejas homosexuales llevó a cabo un “beijaço” (una concentración para besarse) en las escalinatas de la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria de Río de Janeiro para manifestarse por los derechos de los homosexuales en el marco de la visita del papa Francisco. La escena provocó malestar en algunos peregrinos.

Más temprano, cerca de 200 manifestantes a favor de los derechos de los gais marcharon hacia el Palacio Guanabara, donde el Papa fue recibido por autoridades brasileñas. La protesta se llevó a cabo de forma pacífica y los reclamantes se detuvieron en el Estadio Laranjeiras, donde había un cordón policial.

Estas personas quemaron un muñeco que representaba al gobernador Sérgio Cabral y ya planean otro “beijaço” como forma de protesta. Más tarde se sumaron otras reivindicaciones y las protestas crecieron.oglobo/gda

Broma en el vuelo

“Dios ya es brasileño, ¿y ustedes querían también un papa?”, le dijo el jefe del Estado vaticano, Jorge Bergoglio, al saludar jocosamente a una periodista de Brasil en el avión que lo llevaba hasta Río de Janeiro, informó el diario Folha de São Paulo

En marzo pasado, el papa Francisco recibió a la presidenta Rousseff en el Vaticano, con quien dialogó sobre su viaje a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud.

En la ocasión, Rous-seff bromeó: “El Papa es argentino pero Dios es brasileño”.

http://www.elpais.com.uy/mundo/papa-francisco-primer-encuentro.html