Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Departamento de Liturgia

CELEBRACIÓN DE LA PALABRA “Bautizados y Enviados”

61262566_2360906387566407_8912154128151478272_n

PREPARACIÓN DE LA CELEBRACIÓN:

1. Ambientación

En el templo junto al altar y la pila bautismal, iluminado por la Palabra de Dios (Biblia, velas y música instrumental).

2. Desarrollo de la celebración

1) Saludo inicial: nos ponemos en presencia del Señor y hacemos la señal de la Cruz. Luego cantamos “Antes que te formaras” (El Profeta).

2) Invocación al Espíritu Santo: Oración al “Espíritu Santo”.

“Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.
Envía tu espíritu y todo será creado.
Y renovarás la faz de la tierra.
Oh Dios que iluminas los corazones de tus fieles, con la luz del Espíritu Santo, danos gustar de todo lo recto según el mismo Espíritu y gozar para siempre de su consuelo.
Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

3) Acto Penitencial

  • Tú, Padre de todos, que nos das la vida y nos has hecho este hermoso mundo para que todos seamos felices, y no sólo unos pocos. ¡Señor, ten piedad!
  • Tú, defensor de los pobres, luz para los ciegos, esperanza para todos. ¡Cristo, ten piedad!
  • Tú, Espíritu de perdón, Dios de alegría y de paz, Aire que renuevas nuestras moradas interiores. ¡Señor, ten piedad!

Oración:

“Que el Señor de la misericordia nos acerque profundamente a su corazón para que arrepentidos de nuestras faltas podamos ser verdaderos testigos defensores y transmisores de su Verdad”.

Liturgia de la Palabra (Mt 28, 16 al 20)

Hoy Jesús nos llama nuevamente para ser sus discípulos misioneros. Dispongamos nuestro corazón para recibir su Palabra:

  • Lectura del Evangelio
  • Breve silencio y meditación
  • Compartimos ecos de la Palabra

Seguidamente escribimos en una tarjeta nuestra respuesta a su llamado (música de fondo).

Como gesto se colocarán esas tarjetas en una canasta sobre el altar. Mientras lo hacemos cantamos “Canción del Catequista” (Elda Lima).

MONICIÓN FINAL: Nos ponernos en presencia de María, que con su escucha atenta de la palabra de Dios, estuvo dispuesta a ser tierra fértil, siendo Casa de la Palabra. Que ella nos ayude a dejarnos transformar por su Hijo. Rezamos una “Salve”.

Se reparten tarjetas como recuerdo del encuentro:

tarjeta_liturgia_catequesis

Páginas