Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Departamento de Liturgia

EDITORIAL | mayo-junio 2020

EDITORIAL

Mayo – Junio 2020

Carta a los lectores

MENSAJE DE MONS. MILTON TRÓCCOLI, OBISPO DE MALDONADO-PUNTA DEL ESTE-MINAS AL ASUMIR LA DIÓCESIS

Queridos fieles de Lavalleja, Maldonado y Rocha:

El Papa Francisco ha creado la nueva diócesis de Maldonado-Punta del Este-Minas.

Es un hecho inédito en nuestro país y en nuestra Iglesia en Uruguay y por eso nos invita a recibirlo con un corazón abierto a la novedad de Dios.

Desde que el Santo Padre me pidió este servicio los he tenido muy presentes en mi oración y en mi corazón. Cuando salí de Montevideo para venir a Maldonado y Rocha, luego de 30 años de sacerdote, el Señor me pedía que agrandara el corazón para recibir nuevos hermanos y hermanas.

Hoy se renueva este llamado y le pido a Jesús que me ponga en sintonía con su corazón de Buen Pastor, para quien todos y cada uno son importantes.

Sin duda que esta será una oportunidad para que todos ensanchemos el corazón y el horizonte de nuestra mirada, abriéndonos a lo que Dios nos pide y nos regala como un don, cada vez que nos invita a transitar caminos nuevos.

La unión de las diócesis, como todo proceso humano, tiene su historia.  Ya desde el año 1972 se venía planteando esta unión que hoy se concreta, reconfigurando la actual Provincia Eclesiástica.

No es una Iglesia que se achica, sino que se reestructura para servir mejor; que agranda su tienda de campaña, para crecer y dar nuevos frutos.

Creo que esta es una oportunidad de Dios, que nos invita a recorrer el camino regalándonos algunos surcos por donde realizar la siembra:

1.      El de una Iglesia sinodal

Sabemos que la sinodalidad es una de las expresiones de la comunión. Es el modo de expresar la corresponsabilidad y la participación de todos en la vida y en la misión de la Iglesia diocesana. Es la experiencia que favorece que cada persona y cada realidad local encuentre su lugar, su responsabilidad, su aportación única y específica al conjunto. Por eso, para avanzar de este modo, nos ayudará cultivar una espiritualidad de la comunión, la práctica de la escucha, el diálogo y el discernimiento comunitario.

Como nos indica el Papa Francisco:

“Una Iglesia sinodal es una Iglesia de la escucha, con la conciencia de que escuchar «es más que oír». Es una escucha reciproca en la cual cada uno tiene algo que aprender”[1].

2.      El de una Iglesia en salida

Una Iglesia en salida es una Iglesia que no se queda dentro de los espacios donde nos sentimos cómodos, protegidos, aplaudidos, sino que sale al encuentro, sin bastón y sin alforja, solo con la confianza puesta en el Evangelio, en la presencia de Jesús que nos sostiene y nos muestra el camino.

Es la Iglesia que renueva su ardor evangelizador, que nos tiene inquietos mientras sepamos que hay hermanos a los que no se les ha anunciado el Evangelio.

3.      Una Iglesia con el espíritu del Buen Samaritano

Es aquel que se pone al servicio del que está herido al borde del camino, capaz de acompañar y sostener al que sufre, sin prejuicios y sin muchas preguntas.

Queremos vivir este espíritu del Samaritano, que reconoce en el golpeado y herido un prójimo, un hermano. No ser indiferentes ante el dolor y la necesitad de tantos que siguen anhelando en su corazón una vida digna y humana.

¡Qué en este año del V Congreso Eucarístico Nacional, Jesús, pan de la unidad, nos haga uno en el encuentro, en el amor y en la entrega!

Santa María, Virgen del Verdún, nos acompañe con su intercesión maternal.

Con la bendición del Señor.

+Milton Tróccoli
Obispo de Maldonado – Punta del Este – Minas


[1] Discurso del Santo Padre Francisco con motivo de los 50 años de la Institución del Sínodo de los obispos. 17 de octubre de 2015

Print Friendly, PDF & Email

Páginas