Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Departamento de Liturgia

Editorial | ENERO-FEBRERO 2020

Queridos amigos:

Como Iglesia que peregrina en el Uruguay nos estamos preparando para celebrar el V Congreso Eucarístico Nacional que tendrá sus actos centrales en Montevideo el 16-17-18 de octubre de este año 2020.

¿Qué es un Congreso Eucarístico? Un Congreso Eucarístico es una pausa, una parada, una «estación» (statio) de la Iglesia peregrina que detiene su marcha cotidiana para expresar la fe en el misterio eucarístico, y dar expresión social al amor.

En el centro de un Congreso Eucarístico está la celebración misma de la Eucaristía, pero acompañada también de la adoración eucarística, de celebraciones de la Palabra, de manifestaciones artísticas, de conferencias y estudios, que nos permitan profundizar en este inmenso don que el Señor nos ha regalado y que constituye la fuente y el culmen de la vida de la Iglesia.

La Iglesia en el Uruguay hará esta «statio». Esta palabra está tomada del lenguaje militar romano para expresar un momento de pausa, de vigilancia, de guardia. Es el silencio expectante ante un misterio que nos sobrepasa, el de la humildad de Dios que se hecho niño, hombre y que ahora contemplamos sacramentalmente presente en las especies eucarísticas.

Para disponer el corazón a este acontecimiento del V Congreso, hemos renovado la consagración del Uruguay a la Virgen de los Treinta y Tres el 10 de noviembre pasado en Florida, y nos disponemos a preparar la renovación de la fe que haremos en cada parroquia del territorio nacional en la solemnidad de Pentecostés, el 31 de mayo de este año.

A lo largo de todo el 2020 nos iremos preparando para que lleguemos al V Congreso con el corazón agradecido al Buen Dios que, al hacernos parte de la Iglesia, nos permite experimentar su presencia y entrar en comunión íntima con Él. Al mismo tiempo los congresos eucarísticos son una invitación al amor solidario. Quien contempla a Cristo en la Eucaristía sabe que el Señor está presente de diverso modo en el hermano que sufre. En todo congreso eucarístico la Iglesia manifiesta también la dimensión social del amor.

Éste será nuestro quinto Congreso Nacional. Los dos primeros fueron convocados por Mons. Soler en 1894 y en 1900. El tercero en 1938 fue una vibrante y multitudinaria expresión de fe católica. En el Gran Jubileo del año 2000 se celebró el IV Congreso en Colonia del Sacramento con una masiva adhesión de los fieles. Ahora nos anima la alegría que el Señor nos ha dado en Florida, en la consagración a la Virgen, para ponernos a trabajar por este V Congreso.

Sin duda el Señor quiere regalarnos su misericordia y su amor a manos llenas para que nuestra Iglesia sea en verdad «iglesia en salida», que manifiesta la alegría de la fe y sea madre fecunda que siga engendrando hijos para la gloria de Dios. El V Congreso será una oportunidad extraordinaria de convocatoria, de oración recogida y de expresión pública de la fe y el amor que, por pura gracia, el Señor nos regaló.

+ Card. Daniel Sturla
Arzobispo de Montevideo

Print Friendly, PDF & Email

Páginas