Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Departamento de Liturgia

Editorial: Carta de Mons. Fernando Gil a los catequistas

Carta a los lectores

escudo-Mons.-Fernando-Gil

Queridos catequistas,

Próximos ya al día nacional de la catequesis quiero llegar a cada uno de ustedes con un saludo agradecido por la entrega diaria en bien del anuncio de la Palabra y la educación en la fe (catequesis).

Este año, luego de haber reflexionado sobre el Primer Anuncio de Jesucristo (2018), queremos detenernos en los sacramentos del Bautismo y la Confirmación (2019) para el próximo año (2020) profundizar en la Eucaristía.

Nos unimos de esta manera, al itinerario de toda la Iglesia Uruguaya, que el 10 de noviembre, fiesta de la Virgen de los Treinta y Tres, renovará la consagración del Uruguay a la Madre de Dios. Comenzaremos allí el itinerario hacia el V Congreso Eucarístico Nacional que celebraremos en octubre de 2020.

La misión de Iniciar a la vida cristiana es una tarea urgente, recordada ya por el Concilio Vaticano II (AG 14), en la Conferencia de Aparecida (2007) y recientemente en el documento La alegría de iniciar discípulos y misioneros en el cambio de época (AIDM) del Celam. El Papa Francisco también expresaba en su Exhortación sobre la Alegría del Evangelio: «Hemos redescubierto que también en la catequesis tiene un rol fundamental el primer anuncio o “kerygma”, que debe ocupar el centro de la actividad evangelizadora y de todo intento de renovación eclesial.» (EG 164).

Por eso sería bueno preguntarnos ¿cuáles son los procesos de iniciación a la vida cristiana que se realizan en nuestras comunidades? ¿Qué propuestas de iniciación conocemos y ofrecemos a quienes por gracia de Dios desean abrazar la fe?

Un hermosísimo ejemplo de primer anuncio nos lo ha ofrecido el mismo Papa Francisco en su reciente exhortación dirigida a los jóvenes: Cristo vive. Todo el capítulo cuarto El gran anuncio para todos los jóvenes vibra con la energía y entusiasmo de alguien que quiere trasmitir la Buena Noticia del Evangelio y llegar al corazón de sus oyentes. Me atrevo a hacerles esta propuesta: ¿por qué no usamos este texto del Papa el día de la catequesis, para armar un encuentro celebrativo y agradecer con el corazón la belleza del anuncio y el encuentro con Cristo que un día recibimos?

Les deseo que la celebración del día de la catequesis renueve en nuestras comunidades parroquiales y diocesanas el deseo de iniciar a la vida cristiana a los muchos a quienes el Señor llama.

Tarea nuestra será, en el decir del Papa Francisco «primerear», «involucrarse», «acompañar procesos», estar «atentos a los frutos» y «festejar», sabiendo que «la evangelización gozosa se vuelve belleza en la liturgia». (EG 24).
Los bendigo queridos catequistas “misioneros y enviados”

Mons. Fernando Gil
Obispo de Salto

Print Friendly, PDF & Email

Páginas