Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Departamento de Laicos (DELAI)

SEGUNDO ENCUENTRO DELAI (23 de mayo 2015)

slide_laicos1

Resumen de lo trabajado en grupos

  • GRUPO 1

Se reflexionó que los excluidos de hoy no están dentro solamente de una categoría económica o material, sino más específicamente a lo referido a la ausencia o debilitamiento de vínculos, afectos, redes de sociabilidad, etc.
Como laicos estamos llamados a tender puentes entre la sociedad y la Iglesia, a acompañar, comprender, a tener cercanía, a salir al encuentro de dichos excluidos, como pueden ser hoy día: enfermos, pobres, divorciados, gente con problemas de drogas, discapacitados, etc.

Por último se hizo fuerte hincapié, en “cortar” con la visión paternalista del Estado que en el presente se tiene, es decir, no esperarlo todo de el, sino que, desde nuestro lugar, colaborar a crear herramientas de cambio, para generar un salto hacia delante de dichas situaciones de exclusión, y todo lo anterior sobre la base de la fe y la mirada en el ejemplo que Cristo nos dejó.

  • GRUPO 2

 Intercambiamos reflexiones sobre las tres preguntas, en forma genérica y no siempre en el orden sugerido.

Consideramos  que “excluidos “era un concepto muy amplio y que era necesario considerarlo en forma más específica. Los pobres son sin duda los más marginados, pero no solo los pobres materiales, también los que padecen otras carencias de orden emocional, psíquico, o adicciones. Fueron mencionadas las personas que se autoexcluyen y se aíslan y el peso de los medios de comunicación cotidianamente en nuestras vidas..

Se planteó un intercambio con matices, sobre si nuestra evangelización debe ser con aquellos que tenemos en el barrio en la casa, en la familia o ir realmente al encuentro de los más necesitados en todo sentido incluido el “excluido material” aunque estén   más lejos.

Por otra parte se planteó la pérdida de “humanización”, de valores y de la dignidad humana. La fragmentación social, a pesar de los avances existentes, está presente en barrios y sobre todo se concentra en la infancia. Es necesario, realizar un esfuerzo hacia mayor integración y modificar la relación entre nosotros, teniendo más en cuenta lo afectivo, la obtención de la felicidad etc. ya que a pesar de la existencia de instrumentos a nivel estatal y municipal, con propuestas no hemos logrado eliminar la exclusión y la marginalidad.

En forma reiterada se identificó la infancia y los adultos mayores como sectores en los que estar especialmente  presentes.y la necesidad de  no convertir a la Iglesia en otra ONG.

Sobre la tensión en la sociedad y la Iglesia partir de las dos lógicas, se planteó la dificultad para el Anuncio  y nos preguntamos sobre como precisar el lugar del laico frente a  las necesidades. Y sobre la eficacia de nuestro actuar.

Se sugirió también acentuar el cambio en la forma de vincularse sin preguntarnos tanto sobre todo, y estar más a la escucha del otro y la aceptación del otro..

Entre todos propusimos una frase que sintetizara  la reflexión del grupo:

COMO LAICOS PODEMOS APORTAR EN LA GENERACION DEL ANUNCIO DE JESUS DESDE LA RELACIÓN Y EL VÍNCULO, CON UNA MIRADA SOLIDARIA, ACOMPAÑANDO A AQUELLOS QUE ESTAN MAS DISTANTES, MAS MARGINADOS.

  • GRUPO 3

1) Quiénes son los excluidos en el Uruguay de hoy ?

– Los adultos mayores, se sienten marginados y pelean por pequeños espacios.
– Las estadísticas hablan de los niños.
– Muchas veces los laicos somos excluidos.
– Los jóvenes, que viven en la sociedad actual y que sufren muchos desafíos debidos a la globalización.
– Los extranjeros.
– Las personas con otra condición sexual, no solamente en la sociedad sino que también en el ámbito eclesial.
– No aceptamos ni respetamos la diversidad.
El leproso que se encuentra excluido con marginación psicológica, espiritual y humana.
Nosotros muchas veces somos excluidos, incluso dentro de la propia familia por falta de diálogo, por cerrarse e incluso por no escuchar a los demás.

2) Como se manifiesta actualmente la tensión entre las dos lógicas: miedo de perder a los salvados y deseo de salvar a los perdidos

– A través de la construcción de vínculos, debemos escuchar al otro con el corazón.
Es fundamental la relación de persona a persona y la capacidad de escucha.
– Debemos conocer a Cristo que nos salva, para poder así construir el Reino.
Lo esencial es conocer a Jesucristo y convertirnos (ese proceso es constante y cotidiano, ya que nunca acaba).
– Compromiso: escuchar con el corazón que lleva a comprometerse y a construir el Reino.
– Ser conductor, mantener redes en la comunidad, sabernos instrumentos, testimonio con sentido, FE en Cristo.

3) En tanto laicos, ¿cómo podemos aportar a la integración desde la lógica del amor, que no se basa en el miedo sino en la libertad?

Debemos unirnos a Dios a través del amor a Jesus y a la Iglesia.

PUESTA EN COMUN del GRUPO: Palabras del Papa Francisco en la misa a los Cardenales 15/2/15
“No tengan la tentación de estar con Jesús sin estar con los marginados. Sobre el Evangelio de los marginados se descubre y se revela nuestra credibilidad”.

Páginas