Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios Declaran beato a un sacerdote del Opus Dei

EL OBSERVADOR |

Ceremonia. Cerca de 350 uruguayos, principalmente familias y jóvenes, partieron rumbo a Madrid para participar el sábado en la ceremonia de beatificación del sacerdote español Álvaro del Portillo, primer sucesor de san Josemaría Escrivá al frente del Opus Dei.

Entre los que viajaron se encuentra el padre Carlos María González Saracho, vicario regional del Opus Dei en Uruguay, que convivió en Roma durante 16 años con el futuro beato.

El padre González explicó la relevancia del sacerdote español para la Iglesia: “Don Álvaro –al igual que san Josemaría– impulsó tesis de que todos somos ciudadanos de igual categoría en la Iglesia. Antes esto no era tan así y don Álvaro acuñó el concepto de que todos somos fieles, con los mismos derechos pero con funciones distintas”.

En efecto, Del Portillo tuvo un importante papel en el Concilio Vaticano II, que se plasmó en el magisterio sobre la relevancia de los laicos en la Iglesia. Mantuvo una estrecha relación con varios papas, especialmente con el próximo beato Pablo VI y con san Juan Pablo II, que acudió a rezar a su funeral el 23 de marzo de 1994, día de su fallecimiento en Roma.

Álvaro del Portillo nació en Madrid el 11 de marzo de 1914. Cuando estudiaba ingeniería en la universidad se incorporó al Opus Dei. Tras la muerte en 1975 de san Josemaría, fundador y prelado de la Obra, Del Portillo lo sucedió en el cargo hasta su fallecimiento.

Para la ceremonia en que se declarará beato a Del Portillo –que tendrá lugar mañana a la hora 12 de España y podrá ser seguida en Uruguay por TV, radio e internet– se esperan participantes de unos 80 países, entre los que se cuentan Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Islandia, Nigeria o Nueva Zelanda. Entre los que viajan desde Uruguay hay siete sacerdotes y cinco familias de Casavalle.

La misa será presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Concelebrarán 18 cardenales, 130 obispos de 45 países y sacerdotes de los cinco continentes. l

Milagro de curación

El milagro atribuido a su intercesión, necesario para una beatificación, es la curación inexplicable de un niño chileno que sufrió un paro cardíaco de más de media hora y una hemorragia masiva. Lo declararon muerto pero sobrevivió.