Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Declaraciones del obispo Fuentes

MONTEVIDEO PORTAL |

Cintura de obispo

Para el obispo de Minas, Jaime Fuentes, Uruguay estaba al borde del precipicio y dio cuatro pasos al frente debido a lo hecho con el aborto, las uniones homosexuales, la fecundación artificial y la marihuana. Incluso recordó que Uruguay “legalizó el divorcio en 1907 y la familia está deshecha”.

No es la primera vez que el obispo de Minas Jaime Fuentes hace declaraciones contrarias a algunas de las políticas sociales o de género del Uruguay en los últimos años, pero nunca fueron tan terminantes como las realizadas en una entrevista a la agencia Zenit (con sede en El Vaticano) hace dos semanas, que El País recogiera en su edición de hoy.

“La legalización de la marihuana, a mi entender, es el último paso que ha dado el actual gobierno para instaurar un tipo de sociedad basada en una idea individualista de la libertad, que torpedea en su línea de flotación al matrimonio y la familia”, dice Fuentes a Zenit.

Fuentes critica la actitud persistente del gobierno uruguayo hacia el concepto de familia, haciendo incluso una alusión a la legalización del divorcio en 1907. “Si hasta hace dos años estábamos al borde del precipicio en cuanto sociedad (no se olvide que Uruguay fue el primer país de América que legalizó el divorcio en 1907 y la familia está deshecha), ahora se han dado cuatro decididos pasos hacia adelante. En este tiempo se aprobó el aborto; se equipararon las uniones homosexuales con el matrimonio; se legalizó la fecundación artificial y ahora la marihuana”, asegura.

Encuentra un denominador común entre estos cuatro puntos, porque “estamos en el reino del ‘yo-mi-me-conmigo’, por así decir, sin ninguna referencia trascendente”.

A los niños “se les está diciendo que lo más importante es que cada uno sea feliz a su manera, que la verdad del hombre, en definitiva, es lo que cada uno elige”, dice Fuentes. “Si se tiene en cuenta que el 80 por ciento de la población uruguaya se educa en la escuela pública, donde no sólo no se imparte ninguna noción religiosa sino que, aunque parezca increíble, está prohibido hablar de Dios, concluiremos en que es necesario un esfuerzo de largo aliento para superar este estado de cosas”.

Sobre la ley de regulación de la marihuana, criticó las expresiones de José Mujica (en el sentido de que no ayudará a combatir el narcotráfico) y agregó: “¿se puede ‘experimentar’ con una sociedad, como si estuviera formada por cobayas? Hay en todo esto una concepción materialista del hombre, muy alejada del sentido no solamente cristiano, sino del sentido común”.

Para Fuentes “es necesario volver a las raíces”. “Vivimos en una sociedad pluralista, es verdad, en la que nuestra Constitución, sin embargo, señala definitivamente: ‘La familia es la base de nuestra sociedad. El Estado velará por su estabilidad moral y material, para la mejor formación de los hijos dentro de la sociedad’. Me parece que no hace falta comentar qué lejos estamos de tan solemne declaración. Pienso que todo el trabajo de los políticos será poco, para hacerla realidad. Pero no solamente ellos”, agrega.

“Tenemos por delante un trabajo fantástico de formación, para hacer ver la belleza del matrimonio y de la familia, tal como Dios la quiso para la felicidad de las mujeres y los hombres de todos los tiempos. Estamos en el ojo de una tormenta ideológica que pasará, como tantas otras. Pero hay que trabajar y rezar, rezar mucho y trabajar mucho”, concluyó.

Noticia relacionada: Las 40 del obispo Fuentes en Montevideo Portal