Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Debate sobre aborto en casos de zika genera fuerte reacción

LA REPÚBLICA |

PIDEN CAMBIAR LEY SOBRE LA INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO

Antes de que su hijo naciera, Danielle Alves no sabía que Luiz Gustavo tendría microcefalia, una enfermedad que dejó a su hijo de tres años de edad con una discapacidad tal que no puede caminar, hablar o comer sin ayuda.

Alves dice que habría seguido adelante con su embarazo, incluso si hubiera sabido previamente del defecto de nacimiento de su hijo, que hace que su cabeza sea más pequeña de lo normal. Más aún, ella cree que miles de mujeres embarazadas que padecen del zika deberían hacer lo mismo: continuar con sus embarazos. “Sé que es muy difícil tener un niño con necesidades especiales, pero estoy absolutamente en contra del aborto”, dijo Alves, que vive en Vitoria da Conquista, una ciudad del empobrecido noreste brasileño donde el brote del zika y los casos de microcefalia han pululado.

La alarma sanitaria generada por la aparición del virus, que muchos investigadores creen que puede causar microcefalia en los fetos de las mujeres embarazadas, ha provocado pedidos, tanto dentro como fuera de Brasil, de que se suavice la prohibición del aborto en el país católico más poblado del mundo.

Las solicitudes a favor del aborto propiciaron una violenta reacción, sobre todo en las familias que ya tienen niños con discapacidad. Muchos expresaron sus argumentos en redes sociales como Facebook o Whatsapp, donde más de la mitad de los 200 millones de brasileños tienen cuentas y se conectan, para argumentar su posición. La gran mayoría dice que todos los bebés, incluyendo aquellos con deformaciones graves como la microcefalia, tienen derecho a nacer.

Las Iglesias católica y pentecostal, credos con un fuerte arraigo en este país profundamente religioso, también han estado luchando en contra del aborto.

En Brasil, el aborto es ilegal excepto en casos de violación, peligro para la vida de la madre o en caso de anencefalia, otro defecto de nacimiento que afecta al cerebro del bebé. Pero en la práctica, las mujeres de familias adineradas y citadinas pueden acceder a un aborto seguro realizado en clínicas privadas, mientras que las mujeres pobres tienen que someterse a procedimientos quirúrgicos rudimentarios.

Con el zika, el debate nacional sobre el aborto ha estado creciendo como espuma y ahora ha incluido a la justicia del país y, probablemente, se intensifique en los próximos meses. Un juez de la ciudad central de Goiania dijo que va a autorizar la práctica del aborto en casos graves de microcefalia. Algunos de los principales periódicos del país también han metido baza en el debate y han pedido revisar las leyes que prohíben el aborto.

“La solución más lógica sería revisar las normas del aborto del Código Penal, y despenalizar su práctica. Las tres cuartas partes de esa legislación tiene un siglo de antigüedad”, dijo en un editorial reciente al diario Folha de Sao Paulo. Un prominente grupo de abogados y psicólogos está preparando una demanda que esperan presentar ante la Corte Suprema de Brasil para que se les permita el aborto a las mujeres infectadas con zika. En 2012, el grupo ganó una batalla legal de ocho años para que se añadiera la anencefalia a las causales legales de interrupción del embarazo.

El virus en el cerebro

Investigadores brasileños aportaron otro elemento que refuerza la hipótesis de que el virus zika está vinculado al aumento de casos de microcefalia que registra el país al identificarlo en el cerebro de recién nacidos, dijo ayer una especialista.

“Constatamos que el zika no solamente atraviesa la placenta. Lo identificamos en tejido cerebral, asociado a las inflamaciones que se producen en el cerebro, pero aún no sabemos cómo actúa”, explicó a la AFP Lucia Noronha, patóloga y profesora de Medicina de la Universidad PUC de Paraná (sur). “El virus zika provoca lesiones en el cerebro y esto refuerza la relación con la microcefalia” en fetos, señaló la especialista, que integra el equipo responsable del primer hallazgo del virus en líquido amniótico.

La estimación oficial es que alrededor de un millón y medio de personas fueron contagiadas en Brasil con virus zika, hasta ahora considerada una dolencia suave que causaba una fiebre leve y dolor en las articulaciones. A su vez se ha detectado al virus en muestras de orina y de saliva. Los últimos datos oficiales muestran que Brasil registró 462 casos de microcefalia entre octubre del 2015 y febrero de 2016, contra una media anual de 150. Otros 3.852 fueron notificados y están en estudio.