Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Debate: Iglesia y colectivo trans chocan por una ley que analiza el Parlamento

LA REPÚBLICA |
http://republica.com.uy/debate-iglesia-y-colectivo-trans-chocan-por-una-ley-que-analiza-el-parlamento/

Para la presidenta de la Asociación Trans de Uruguay (Atru). Karina Pankievich, la Iglesia debe respetar la laicidad.
El obispo de Minas monseñor Jaime Fuentes, habló en República Radio y salió al cruce de la Ley Integral de Personas Trans que se debate en el Parlamento. “Escrituras, Dios creo al hombre a su imagen y semejanza, los creó varón y mujer”, recalcó.

Monseñor Jaime Fuentes, obispo de Minas y quien lleva las riendas de la Comisión Familia y Vida, admite que su vocación no es precisamente generar debate, pero al mismo tiempo no puede dejar decir lo que siente con respecto al polémico proyecto de Ley Integral para personas Trans. “No estoy de acuerdo, esto no es un problema religioso, la posición de la Iglesia se está apoyando en el sentido común, eso está reafirmado en las Sagradas Escrituras, Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, los creó varón y mujer. Eso lo dice hasta la experiencia más ordinaria”.

Así lo manifestó Monseñor Fuentes en entrevista para la REPÚBLICA Radio, al referir que le parece “muy bien que haya una ley que trate de proteger a las personas trans, la circunstancia en la que se encuentran, yo eso no lo voy a discutir de ninguna manera. Pero queremos llamar la atención, a través de una declaración que hemos hecho, porque pretenden presentar una concepción de la sexualidad, lo digo no solamente desde el punto de vista cristiano, sino desde el sentido común, que contradice por completo lo que dice la ley”. Monseñor sostiene que la ideología de género parte del hecho que el sexo es algo convencionalmente asignado al momento del nacimiento, cuando resulta que el sexo biológico es independiente de toda ley, de toda convención humana. “Y nos preocupa que partiendo de ese principio se sacan conclusiones que van en la línea de un propósito, el cual había manifestado hace cuatro años, el de construir estereotipos, sacar los puntos de referencia básicos que tiene la sociedad, tal como lo establece la misma Constitución cuando nos dice que la familia es la base de la sociedad, para ir a otra cosa”.

Entonces, el articulado del proyecto de ley dice que la identidad trans ampara múltiples formas de expresión de la identidad de género, pero la autoridad eclesial de Minas sostiene de manera enfática que es “absolutamente arbitrario, incluso se llega a decir que si los menores quieren cambiar de sexo están en todo su derecho y pueden hacerlo sin el consentimiento de sus padres”. Para el Obispo “son cosas muy gruesas, no estoy de acuerdo porque esto no es un problema religioso, sino que es lo que el Papa Francisco decía en el prologó del libro que publicó recientemente el cardenal Ratzinger, es un tema de colonización ideológica, nos explica que es un disparate ponerse en el papel del creador buscando hasta cambiar el sexo de las personas”. El activista pro-vida rechazó el argumento que expone la explicación de motivos en el texto del proyecto de ley, pues desde el año 2016 se identificaron 872 casos de personas trans y que a raíz de ese planteamiento se elabora la propuesta legislativa. “Perfecto, atiendan a esas personas. Pero ahora, de ahí, a crear una ley general que pretenda el cambio de sexo hasta en los niños, no podemos decir son los tiempos nuevos que corren, al contrario, son tiempos nuevos que se quieren hacer correr y con los cuales no estoy para nada de acuerdo”.

ATRU: “Existen curas pedófilos que vulneran los derechos de los menores”

Para la presidenta de la Asociación Trans de Uruguay (Atru) Karina Pankievich, “el derecho los niños ha sido vulnerado en primer lugar la iglesia”. La dirigente de ATRU dialogó con República Radio en defensa del proyecto presentado recientemente sobre los derechos de las personas trans. En su opinión lo que “sí existe son curas pedófilos que vulneran los derechos de los menores”. El último censo realizado en el país arrojó una cifra de unas 837 personas en estas condiciones. Al respecto Pankievich indicó que no todas quieren hacerse una de órgano, ni a todas le corresponderá una reparatoria, o quieren “hormonizarse”. Recalcó que lo que busca la Asociación es “una salud integral” para todas las personas trans, que siempre está asociada a enfermedades, y “no son tratadas como seres humanos”. Dicho proyecto también incluye la posibilidad de que las personas trans tengan acceso a la educación, y por ejemplo, puedan terminar sus estudios primarios o secundarios. “Antes desertábamos de Secundaria a los 12 o 13 años al ser discriminados por nuestra condición”, apuntó. “La iglesia cree que de aprobarse el proyecto no habrá más mujeres y hombres. Los géneros binarios van a seguir existiendo porque si bien la identidad de género de una mujer trans refleja al género femenino, la de un chico trans refleja a un hombre”, explicó la dirigente. “Tanto unos como otros pueden tener su familia, sus hijos, aunque no sea por la vía hetero. No entiendo porqué piensa la Iglesia que vamos a destruir o vulnerar el derecho de los demás o que el mundo dejará de existir”. “A la laicidad no nos la va a quitar nadie –continuó- y no pueden estar permanentemente picoteándonos la cabeza con la religión”.

Consultada sobre la opción de otras religiones, Pankievich expresó que los cultos de raíces afro “son el único lugar donde la mayoría de las personas trans encuentran un resguardo espiritual, donde son bien acogidos”. La historia nos recuerda que en tiempos de la esclavitud estaba prohibido realizar sus rituales por considerarlos paganos. “La gente en los barrios encuentra esa tranquilidad, ya sea hombre o mujer, porque en esa religión no hay diferenciación de sexos”.

El manejo hormonal en niños es un tema muy polémico, pero “nosotros no pusimos en el proyecto que los niños de 8 o 9 puedan acceder a una “hormonización”, aclaró. “En ninguna cabeza cabe que un médico recomiende hormonas a niños de 8 a 9 años”. Agregó que “la Iglesia quiere poner palos en la rueda, y lo que pretendemos es que tengan acceso a una “hormonización” sana y supervisada por un médico y no que se inyecten ellos en condiciones absolutamente precarias. No podemos permitir que sigan vulnerando la salud de las personas trans”, finalizó.