Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios ¿Cuánta plata recibieron las instituciones privadas por exoneración de impuestos?

MONTEVIDEO PORTAL |

http://www.montevideo.com.uy/auc.aspx?316009,3

Cuestión de pesos

¿Cuánta plata recibieron las instituciones privadas por exoneración de impuestos? Macarena Gelman aportó cifras y explicó que su propuesta no implica prohibir las donaciones a instituciones privadas, pero sí que el Estado no sea quien ponga la mayor parte.

El ministro de Economía Danilo Astori expresó ayer su rechazo a las modificaciones en el régimen de exoneración de impuestos a donantes de las universidades privadas.

Astori dijo que se trata de una medida que “no debería ponerse en práctica”, considerando la necesidad de brindar un apoyo equitativo a todas las instituciones de enseñanza superior.

La propuesta fue realizada por la diputada Macarena Gelman y aceptada por toda la bancada y consiste en quitar la exoneración de impuestos a empresas que realicen donaciones a universidades privadas.

En conversación con Montevideo Portal, la diputada señaló que la propuesta lo que busca es fortalecer a la educación pública y señaló que no abarca la exoneración sobre donaciones dirigidas a escuelas y liceos.

“La idea es tender a que el Estado beneficie a la educación pública, que es de libre acceso. No en perjuicio de nadie, sino en beneficio de la educación pública”, agregó.

Gelman amplió luego estos conceptos en un artículo publicado en su página de Facebook.

“La propuesta ha tenido una repercusión que no esperábamos, y entiendo oportuno informar al respecto”, dijo.

“El Estado no sólo financia mediante la asignación de créditos presupuestales. También lo hace indirectamente, a través de las llamadas renuncias fiscales. Es decir, impuestos que el Estado resuelve no cobrar. Si los cobrara, sería plata que podría usar. Entonces, renuncia a cobrar dinero que existe, y que, por tanto, indirectamente, está asignando a aquellos lugares a los que no les cobra los impuestos correspondientes”, remarcó.

La educación privada en Uruguay “está financiada estatalmente por la renuncia fiscal que impone el artículo 69 de la Constitución Nacional”. “En este artículo, se exonera de impuestos nacionales y departamentales a las instituciones educativas y culturales privadas. Es decir que el Estado deja de obtener ingresos que podría tener y, por tanto, está destinando esa plata a esas instituciones a las que le permite no pagar impuestos. Este beneficio es mayor para los colegios privados que trabajan en zonas con mayor poder adquisitivo, por la lógica de los impuestos a los que se exonera (no es lo mismo la contribución inmobiliaria que pagaría un colegio de Casavalle que uno de Carrasco). Esto además no se aplica a la Universidad de la República, que paga decenas de millones de dólares por aportes patronales, al igual que la ANEP”, señaló.

“Además, las instituciones privadas también reciben ingresos del Estado por otra vía. A partir de la reforma tributaria aprobada en 2006, se establecen exoneraciones tributarias a empresas que realicen donaciones a instituciones educativas públicas, así como a universidades privadas debidamente habilitadas. La ley de presupuesto de 2010 agrega como instituciones que pueden recibir donaciones bajo esta modalidad a las instituciones educativas privadas de primaria, secundaria y técnico-profesional. De esta forma, del monto que done una empresa privada se computa el 83% como pago de impuestos, por lo que la empresa privada sólo está donando el 17% del monto inicial”, siguió.

Las mencionadas exoneraciones “se aplican para las instituciones educativas de todos los niveles, sin perjuicio que en la propuesta presentada solo se avanza en las exoneraciones impositivas a las universidades privadas”.

Exoneraciones a institutos privados: cifras

Gelman detalló luego cuál fue el aporte que recibieron en el 2015 varias instituciones privadas gracias a esta ley.

El Instituto CLAEH recibió donaciones por 1,6 millones de pesos, la Universidad de la Empresa por 2,2 millones, la Universidad ORT por 9,4 millones, la Universidad de Montevideo por 11 millones y la Universidad Católica por 12,5 millones. “De manera que, en 2015, diferentes empresas privadas donaron algo más de 44 millones a dichas universidades, aunque en realidad 36,6 millones, corresponde a exoneraciones impositivas. La conclusión es, que, de los 44 millones de pesos, las empresas donaron solamente 7,5 millones, mientras el Estado asignó los 36,5 millones restantes”, indicó.

“En otras palabras, distintas empresas privadas resolvieron sobre cómo se asignan más de 36 millones de pesos de todas y todos los uruguayos. Pensamos que el Estado tiene la obligación de financiar un sistema educativo universal y de libre acceso; un sistema público. Es por eso que propusimos para la próxima rendición de cuentas, retirar del artículo que lista a las organizaciones que pueden recibir donaciones bajo esta modalidad a todas las universidades privadas que allí se amparan. De esta forma, bajo esta modalidad, sólo se podrá donar a instituciones públicas”, dijo la legisladora.

Aclaró que esto no implica prohibir las donaciones a instituciones privadas, pero “sí implica que el Estado no será quien ponga la mayor parte de esas donaciones”. “Mucho menos implica que las universidades privadas dejen de becar estudiantes. Esa es una opción entre muchas que pudieran tomar estas instituciones”, dijo.

“Por último, la cifra de 36,5 millones de pesos que el Estado vuelca a las universidades privadas parece menor en relación al presupuesto nacional o incluso frente al presupuesto educativo. Sin embargo, en 2015, mientras el Estado destinaba 36,5 millones de pesos a la educación privada, el Fondo del Cine (que promueve la producción audiovisual nacional) era de 25 millones de pesos (11,5 millones de pesos menos que el destinado a las universidades privadas). En 2015, después de una ardua discusión, se incrementó el presupuesto al Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable en 25 millones de pesos. Por tanto, ¿verdaderamente estamos hablando de una cifra menor para las necesidades presupuestales del país?” , se preguntó.

“No buscamos atacar a las universidades privadas, ni mucho menos. Simplemente no estamos de acuerdo en este grado de financiación por parte del Estado. Celebramos todas las discusiones en el marco del tono y respeto que corresponde”, concluyó.