Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios Congregación religiosa italiana se va del país por robos y destrozos

EL PAÍS |

Dos hermanas sufrieron heridas durante la rapiña a un comedor

Un grupo de misioneros italianos decidió irse de Uruguay, luego de haber sufrido dos robos en las últimas semanas, uno de ellos con violencia. La congregación estaba en nuestro país desde el año 2001.

Capilla ya no contará con misioneros italianos que se van por la inseguridad.Foto: N.Araujo.

CERRO LARGO NÉSTOR ARAÚJOmar sep 16 2014

El detonante para que la congregación pretenda abandonar la ciudad de Melo, donde están radicados hace 13 años, fue una agresión que sufrieron dos de las hermanas misioneras durante una rapiña, y la posterior destrucción de parte de la capilla Villa Betania.

El pasado jueves 4 de septiembre, un delincuente, armado con un cuchillo, llegó al merendero, que esta ubicado en el mismo predio de la iglesia, y al intentar reducir a las dos religiosas le provocó a ambas heridas y machucones, mientras obligaba a las hermanas a que se tiraran al suelo. Finalmente el delincuente fugó, llevándose US$ 1.000 y $ 30.000.

Obviamente, la congregación realizó la denuncia correspondiente. Esto, según hipótesis policial, llevó a que los delincuentes, en venganza, ingresaran por la noche a la iglesia y destrozaran el local.

Según el testimonio de las religiosas el delincuente actuó a cara descubierta, y la descripción que las víctimas hicieron, permitió que el responsable de este hecho fuera atrapado. El rapiñero ya está en la cárcel.

El pasado domingo 7, al ingresar a la iglesia, los integrantes de la comunidad se encontraron con la puerta de ingreso rota. Los delincuentes destrozaron el altar, arrancaron el sagrario que tenía las hostias adentro y la arrojaron en un monte cercano, donde fue encontrado en el correr del domingo.

El ecónomo de la diócesis de Melo, Álvaro Márquez, catalogó estos hechos de «lamentables para la iglesia y la comunidad toda».

«Ha sido un golpe muy duro, la inseguridad personal en pleno día, si bien no hubo tanta violencia física las afectó mucho, y esto determina el alejamiento», sostuvo el Obispo Heriberto Bodeant, luego de los destrozos y el saqueo sufrido por la iglesia.
Voluntarios.

Desde hace 13 años, en la capilla Villa Betania, hay una presencia misionera italiana: Rosa Colacci es una laica consagrada, perteneciente a una asociación de fieles llamada «Voluntarios de la Esperanza», fundada por el sacerdote de la Diócesis de Lamezia Terme, en Calabria, Domenico Baldi.

Junto a los «voluntarios» existe también un movimiento juvenil, el AUG (Andiamo in Uruguay Giovanni) que, en Italia, apoya el trabajo misionero que se realizaba en Melo, La Paloma (Rocha) y el Vicariato de Camiri (Bolivia). El 10 de agosto de 2001 se abrió un merendero, que fue el primer emprendimiento en Cerro Largo en la Capilla de Villa Betania.

Al merendero se agregó un oratorio para continuar el trabajo con los niños. Luego, un pensionado para jóvenes del medio rural que concurrían a hacer el liceo en Melo.

Preocupados por esos adolescentes y su futuro, se fue perfilando una nueva idea: un taller para aprender a elaborar quesos. Distintas personas fueron viniendo y aportando ideas, estudiando la viabilidad. Entre ellas, un italiano llamado Talarico. Uno de los quesos que se fabrica en el taller de Villa Betania lleva su nombre.

Además, un grupo de jóvenes misioneras laicas italianas albergaba a jóvenes provenientes de alejadas zonas de la campaña, quienes vivían en las instalaciones de «Villa Betania», pudiendo de esta forma asistir a los estudios secundarios y como contrapartida por la estadía eran instruidos para el mercado laboral, aprendiendo temas vinculados con la lechería y quesería. Los jóvenes internados, además de completar sus estudios secundarios, aprendían a elaborar productos lácteos y quesos artesanales de alta calidad, pero este año no hubo internados.

La corta historia indica que Giovanni Talarico -renombrado técnico lechero italiano- enterado de que un grupo de jóvenes misionaban en Uruguay, decidió ofrecer sus conocimientos impulsado por su vocación de servir a los demás.
Éxito en el Prado

Entre muchas de las iniciativas llevadas adelante por AUG (Andiamo in Uruguay Giovani), se encuentra la Escuela de Quesería Talarico, fundada por el técnico lechero italiano, en el año 2011. Ese mismo año, se instaló en la Expo Prado un espacio denominado Aromas y Sabores. Los quesos, en esa edición, fueron un éxito y se agotaron en su totalidad. No fue esta la única especialidad de la escuela ya que también se ofrecieron otros productos lácteos.