Iglesia al día

" En esta noche resuena la voz de la Iglesia: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! "
Papa Francisco

Noticeu Confidencias con el Papa

IMG_0390 (1)

A fines de marzo llegó la reliquia de sangre de San Juan Pablo II a Uruguay, justo cuando se acercaba la fecha en que se cumplían 30 años de su primer viaje apostólico al país, el 31 de marzo de 1987.

Entre otros templos, la reliquia estuvo expuesta para la veneración de los fieles el  25 de marzo en la Catedral de Minas y un día después el Obispo Diocesano, Mons. Jaime Fuentes, pudo durante largo rato hacerle “confidencias” al Papa.

Así lo narra en su blog www.desdelverdun.org

Ayer tuve el privilegio de estar un largo rato rezando, en la capilla del obispado, delante de la reliquia de la sangre de San Juan Pablo II. La impresión ha sido grande, y espero que se mantenga en mi recuerdo por mucho tiempo.

El día anterior, Sábado 25 de marzo, en la Catedral de Minas celebramos de forma extraordinaria la fiesta de la Anunciación del Señor: desde las diez de la mañana estuvo expuesta a la veneración esa preciosa reliquia de primer grado (se llaman así las del cuerpo de un santo), que las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María trajeron desde Roma.

Durante todo el día, sin interrupción, hasta la Misa de las 7 de la tarde, no soy capaz de contar cuántas personas se acercaron a besar al Papa santo, a contarle sus cuitas, a pedirle, a agradecerle… Las Hermanas –hay que decirlo- actuaron como verdaderas madres: escuchando confidencias, animando a pasar rosarios y estampas por la ampolla que, después de 12 años, contiene viva la sangre de San Juan Pablo II, como si la hubieran extraído ahora mismo.

Cuando pude estar a solas con ella, confieso que la oración de petición (¡cantidad de peticiones!, también por los lectores de este blog y de Twitter y por los escuchadores de los audios) salió tan fácil y espontánea que me sorprende hasta hoy. Comentando esto con la Madre Adela Galindo, Fundadora de las Siervas, que trae y lleva la reliquia por el mundo con una veneración extraordinaria y tiene hilo directo con San Juan Pablo II, me dijo más o menos:

– Mientras estuvo en la tierra, el Papa tenía un don extraordinario, que Dios da a pocas personas: aunque se encontrara con una multitud, para él cada uno era importante… Y aunque pasara un instante por delante de alguien, ese hombre o esa mujer se sentían mirados. Ahora, ya en el Cielo, tiene multiplicado su don; y el que se acerca a sus restos, a su reliquia, o a su tumba, en Roma, comprende a la perfección que está siendo escuchado, mirado…

Es verdad, tiene razón. En 1992, un niño de 10 años le escribió una carta que yo tuve el privilegio de entregarle en mano a Juan Pablo II.

Decía en ella:

            Querido Papa: tengo 10 años, soy uruguayo y vivo en Montevideo su capital, nací el 6 de diciembre de 1981.Yo te fui a ver cuando vinistes e incluso lo tengo grabado. No me voy a olvidar nunca cuando vinistes la primera vez yo era muy chico y estaba lloviendo. El Papamóvil se detuvo y tú me mirastes detenidamente porque era chico estaba debajo de la lluvia y me vendecistes. Te pido que me escribas cartas mutuamente.

Hoy el Papa santo se encuentra en Melo; mañana irá a Florida y el miércoles y jueves estará en Montevideo. Cartas, no; pero confidencias mutuamente sí, cantidad.