Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Comisión Nacional de Pastoral Juvenil

GENEROSA EXCEPCIÓN | La Cruz de las Jornadas Mundiales recorre Uruguay

Es habitual que la Cruz Peregrina transite por el país que será sede de la Jornada Mundial de la Juventud, como fue el caso de España el pasado año y será con Brasil el próximo, ya que en julio de 2013 recibirá a los jóvenes del mundo junto al Santo Padre en Río de Janeiro.

Este es uno de los motivos por los cuales en 28 años no había llegado a Uruguay desde que en 1984 nuestro Beato Juan Pablo II obsequiara la Cruz a los jóvenes del mundo para que peregrinara y los animara anunciar el amor de Cristo por la humanidad.

Siendo las 13.30 hrs. del 7 de diciembre de 2012, la también llamada “Cruz de los jóvenes” llegó a Uruguay, más precisamente a Montevideo, preparada para recorrer parte de nuestro país, gracias a un gesto de generosidad que tuvo la pastoral juvenil de Brasil.  A través de una consulta con los responsables de los países del Conosur y la solicitud del permiso correspondiente se logró que además de transitar por las ciudades de Brasil pudiera llegar también a Paraguay y Uruguay aprovechando la cercanía con los países.

La Cruz llegó acompañada por el ícono de María que también recorre el mundo desde 2003 y por una delegación brasilera integrada por el Padre Antonio Ramos, asesor nacional de la Comisión Episcopal para la Juventud, Francisco Victor Pouissou, abogado de la Conferencia Episcopal de Brasil, y Tiago Miranda, integrante del equipo de Comunicación de la Comisión Episcopal para la juventud y de la región Conosur.

En el aeropuerto estaban presentes para recibirlos el P. Daniel Silva, Secretario Ejecutivo de la Pastoral Juvenil Nacional, jóvenes integrantes de la Comisión Nacional de Pastoral Juvenil y Viviana Altamirano de Chile, delegada responsable de la Pastoral Juvenil de la Región Conosur.

Cabe destacar el apoyo de la Nunciatura en nuestro país para que no hubiera inconvenientes en la llegada al país de los bienes del Vaticano, así como su seguridad y el acompañamiento policial.

LA RECORRIDA

Cinco diócesis de las diez que tiene nuestro país serán transitadas por los íconos de la JMJ pero con la intensión que los jóvenes de las demás diócesis pudieran ir hasta la más cercana a compartir también con sus hermanos.

Capital. Comenzaron las actividades entorno a esta visita en el Santuario del Sagrado Corazón de Jesús en el Cerrito de la Victoria en Montevideo, con la Celebración de la Palabra y posterior adoración a las 20hrs junto a los jóvenes y adultos de esa Comunidad.

La mañana del sábado fue dedicada a visitar zonas más empobrecidas de nuestra capital. El primer destino fue la Cárcel Punta de Rieles, en la que cuatro jóvenes participaron junto a los miembros de la pastoral carcelaria.

En la segunda parada se realizó una misa en el Barrio Villa Española, en el mercado Modelo, encuentro que fue coordinado por el grupo “Sembradores” y con apoyo de Hnas. de la Caridad.  Luego el camino siguió hacia el Cerro de Montevideo.

A la tarde la cita fue en Ciudad Vieja, con un espectáculo musical a cargo de varias bandas cristianas y posterior Celebración de la Eucaristía presidida por Mons. Cotugno en la Catedral. Quien invitó a los jóvenes a fortalecer la identidad cristiana a partir del ejemplo de María, la escucha de la palabra, la oración y la misión.

Interior. Ni el fuerte sol que quemaba en Minas ni la tormenta que se lanzó en Florida impidieron que los jóvenes tuvieran su momento de oración y encuentro con tan significativos íconos.

Las actividades en Minas comenzaron a la mañana temprano y finalizaron por la noche, teniendo como centro el Vía Crucis subiendo el cerro hacia la Virgen del Verdún y posterior Procesión hasta la Catedral donde realizaron la Santa Misa. Con un lindo compartir, oración, trabajo en grupos y reconciliación pudieron vivir intensamente la presencia de la Virgen y nuestro Padre.

Ya en Florida el lunes por la tarde, cambiando la caminata por una caravana en vehículos, dado que la lluvia era intensa, la comunidad se reunió en la Catedral junto a nuestra Virgen de los Treinta y Tres, Patrona de nuestro país.

Mediante un momento de gran intimidad con Dios y María, gracias al rezo del Rosario al llegar, un lindo trabajo en grupos partiendo del testimonio de una familia cristiana, la Eucaristía y una Vigilia preparada por jóvenes y religiosos de la diócesis, se pudo compartir la fe y reforzarla a los pies de la Cruz y la mirada atenta de nuestra Madre.

El viaje continua y los destinos próximos son Ismael Cortinas, punto en donde se unen la diócesis de Mercedes y San José para luego seguir hacia el Norte del país. 

 Lo que dicen los jóvenes

“Vi mucho respeto por estos símbolos, reconocer su historia, reconocer cuántos jóvenes en el mundo depositaron su confianza, sus oraciones en esta Cruz, hacen que no sea para ninguno de nosotros una simple madera” Viviana

“Estoy asombrada por la piedad que están demostrando cada uno que se acerca a los símbolos. Es muy buena la oportunidad de poder tocar la cruz, de rezar con ella. Además de poder compartir un momento de show y música, vernos a todos adorando la cruz, habla de una maduración en la fe de nosotros, los jóvenes”. Eugenia

“Nosotros que somos un país chiquito y si no fuera por el fútbol nos conocerían pocos en el mundo, que haya llegado la cruz aquí es muy bueno, muy grande, sentí que Dios venía y decía: a ustedes también los amo, no me olvido de Uruguay”. Andrea

“Esa presencia me dijo que Jesús vive, que no está allí, que está en nuestro corazón, es una Cruz que invita al encuentro, su sola presencia invita a rezar, a encontrarnos con Dios”.  Carlos

“María tiene una mirada de amor y compasión profunda, es muy significativo que vaya con Jesús, una madre que ama y acompaña a su hijo a donde va y así como a él, a nosotros”. Tatiana