Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Comisión Nacional de Pastoral Juvenil

Montevideo celebra el inicio de la peregrinación de los símbolos de la JMJ por Uruguay

Por Tiago Miranda

Un país con 3,5 millones de habitantes, siendo el 45% católicos, de los cuales 5% participa de las actividades parroquiales. Este es el Uruguay que recibe la Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y el ícono de María desde el viernes (7).  Los símbolos de la JMJ irán a 5 de las 10 diócesis existentes en el país.  La peregrinación comenzó a las 20 hrs. con una Vigilia en el Santuario Sagrado Corazón de Jesús, en el barrio Cerrito de la Victoria en Montevideo. La capital tiene 1,3 millones de habitantes, 38% de la población del país.

El padre responsable de la pastoral juvenil de Uruguay, Daniel Silva, afirmó que los jóvenes católicos que participan son apenas el 5 % en promedio, de los bautizados, aunque sí son muy comprometidos en la actividad de la pastoral juvenil.

“El joven uruguayo como los demás jóvenes están en busca de una nueva realidad religiosa, debemos saber cómo nos conectamos con él”, dijo el Padre Daniel Silva, que también es el asesor de la Pastoral Juvenil del Conosur (Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay).  Según él, el principal desafío es aproximarse a los jóvenes y caminar con ellos.

Para el responsable de la juventud de la Comunidad Shalom en Montevideo, Gabriel Gomcy, el país tiene una realidad desafiante y es que la secularización llega principalmente a los jóvenes. “Esa visión de secularización genera compasión por los jóvenes sin rumbo, y un fortalecimiento de la fe”, dijo. Según él, que está hace tres años en la capital, la venida de los símbolos de la JMJ ayuda a fortalecer la fe del joven uruguayo, porque lo hace sentir parte de la Iglesia universal.

Cárcel

El sábado (8) por la mañana fue dedicado a la peregrinación en zonas más empobrecidas de la capital uruguaya. El primer destino fue la Cárcel Punta de Rieles. El promedio de edades de los presos es de 25 años. Apenas cuatro jóvenes participaron del momento con miembros de la pastoral carcelaria de Montevideo. Según el asesor diocesano de la juventud, Guillermo Porras, no había posibilidad que participaran muchos miembros de la pastoral juvenil, debido a las normas del presidio. “Más que traer jóvenes queríamos cuidar los jóvenes de aquí”, dijo.

Ernesto Álvarez está desde hace 18 años en la prisión por varios robos. Él ya tiene proyectos para cuando salga de la prisión en abril de 2013. “Quiero hacer Sociología para trabajar con el sistema carcelario” afirmó. Él dijo que participaba de un grupo de jóvenes en la diócesis de Florida, pero se terminó perdiendo del camino por el robo.

 

Misa en la Calle

La segunda parada fue con una misa en el barrio Villa Española, región con poca infraestructura y muchas personas que viven en situación de calle, cerca de un mercado popular de frutas (Mercado Modelo). Daniel Garat forma parte del grupo “Sembradores” que hace diez años trabaja con la población de la calle con ayuda inmediata de comida, acompañamiento espiritual y auxilio para salir de esa realidad.

En 2010, Daniel se cayó de una altura de 4 metros estando borracho. Se quebró el brazo y tuvo varios moretones. El tiempo en el hospital le hizo reflexionar sobre la vida. Recibió la invitación para conocer el grupo y no lo dejó más. En el último año tomó su primera comunión, se confirmó y participó de la JMJ. “Volví con otro aire (de Madrid), mucho más fuerte en la fe” afirmó.

El último punto fue la peregrinación al Cerro de Montevideo, barrio popular  desde donde se puede ver toda la ciudad.

Show y misa

Desde las 18 hrs, varias bandas animaron los jóvenes en frete a la Catedral en el Centro de Montevideo. El Show preparó un momento de oración a partir de las 21 hrs. El último evento de la peregrinación en Montevideo fue una Solemne Misa con el Arzobispo loca, Mons. Nicolás Cotugno. Él invitó a los jóvenes a fortalecer su identidad cristiana a partir del ejemplo de María, con la escucha de la Palabra, la oración y misión.

El domingo (9) los símbolos continuaron para la diócesis de Minas, en el este del Uruguay.

Print Friendly, PDF & Email