Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Comisión Nacional de Pastoral Juvenil

Aporte de Pastoral Juvenil Nacional en el contexto del proyecto de reforma consitucional

logo con fondo celeste

 

Montevideo, 1 de agosto de 2014

Aporte de la Pastoral Juvenil Nacional, integrada por jóvenes, animadores y asesores de las diez diócesis, el Movimiento Juvenil Salesiano y Pastoral Scout de la Iglesia Católica uruguaya, en el contexto del proyecto de la reforma constitucional que se plebiscitará en octubre.

En su tarea de acompañar y motivar la vida de los jóvenes católicos de Uruguay, en base al trabajo cotidiano con ellos, declara:

  • Vivimos y conocemos las diferentes realidades juveniles. Por eso sabemos que los jóvenes nos encontramos en una búsqueda constante de la felicidad, e impulsados por nuestros sueños buscamos transformar la realidad en la que vivimos. Deseamos una sociedad que se base en el diálogo, en la apertura y el encuentro con el otro que nos inspira y nos anima a crecer.  Queremos encontrar el sentido a las cosas cotidianas, por eso buscamos espacios donde nos escuchen y nos incentiven a ser nosotros mismos.
  • No somos ajenos a la realidad de todos los días, sabemos que algunos jóvenes no están pudiendo concretar en sus vidas estos motivos de esperanza. Conocemos de cerca y nos preocupa el daño, el dolor y las consecuencias que algunas de sus acciones y decisiones ocasionan. Estos jóvenes -como todos los demás- tienen la potencialidad y el derecho de desarrollarse plenamente, pero no han tenido las oportunidades necesarias para lograrlo.
  • Estamos en contra del proyecto de la reforma constitucional que se plebiscitará en octubre, la cual promueve la “baja de la edad de imputabilidad penal, por considerarla desesperanzadora y un retroceso en el intento de abrir espacios para el desarrollo de los jóvenes. Consideramos que este tipo de iniciativas bloquean y amenazan la posibilidad de que los adolescentes y jóvenes ejerzan sus derechos y asuman sus responsabilidades, pues las medidas se centran en el castigo con endurecimiento de las penas y la reclusión.
  • Creemos en una justicia humanizadora, como plantea el Papa Francisco “genuinamente reconciliadora […] a través de un camino educativo” que promueva “su rehabilitación y total reinserción en la comunidad”.[1]
  • Estamos a favor, y colaboramos, en propuestas y programas que desde sus objetivos y prácticas promueven la integración positiva de los adolescentes y jóvenes en la sociedad, por medio de alternativas de calidad respecto a la educación, el trabajo, acompañamientos específicos, entre otros.
  • Animamos a la sociedad en su conjunto, a los jóvenes, y a la Iglesia, a dar a conocer las experiencias de su trabajo cotidiano con los jóvenes de distintos contextos socio-económicos y culturales del país, en la búsqueda de propuestas esperanzadoras y nuevos caminos para comprender y abordar juntos esta realidad.

Por estos motivos, invitamos a todas y todos los jóvenes de cada rincón del Uruguay, sin importar su credo ni opción política, a seguir hermanándonos en la búsqueda de soluciones nuevas, para la construcción de una sociedad más justa.

 

[1] Papa Francisco, 30 de mayo de 2014, carta al XIX Congreso Internacional de la Asociación Internacional de Derecho Penal y del III Congreso de la Asociación Latinoamericana de Derecho Penal y Criminología.