Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Comisión Nacional de Pastoral Familiar y Vida

Nos damos cuenta que nuestro Uruguay necesita niños para amanecer?

WhatsApp Image 2017-03-27 at 10.45.12 AM

El 25 de marzo la Iglesia celebra el Día del Niño por Nacer y desde la la Comisión Nacional de Pastoral Familiar se propuso asumirlo como una jornada de reflexión y de oración.

En Tacuarembó se realiza el 4to Rosario de la Familia en el Teatro de Verano del Parque Rodó, mientras que en la ciudad de Salto se ofrecieron en los colegios distintas actividades de reflexión.

En clave de reflexión, los secretarios ejecutivos de la Comisión de Pastoral Familiar de la CEU, Gabriela López y Víctor Hugo Guerrero plantean: “¿Cómo estamos concretamente apoyando a los padres de hoy en día, para que reciban con alegría y sin miedo la venida de sus hijos?”, “¿Nos damos cuenta que nuestro Uruguay necesita niños para amanecer?”, inquieren.

El matrimonio recuerda las dos palabras “claves” que el Ángel Gabriel le dijo a la Virgen María el día de la Anunciación: “ALÉGRATE” y “NO TEMAS”. “El esperar un hijo es siempre motivo de  alegría,  más allá de las circunstancias o situaciones que estemos viviendo,  o pensemos que podamos vivir por aceptar esta vida”, destacan. “Y no hay que temer. El miedo paraliza, el miedo es lo opuesto al amor,  el miedo no nos permite entregarnos,  arriesgarnos a decir Si. Si a Dios y si a la humanidad”, subrayan.

“Dios confía en nosotros,  así como confió en María y José quienes a pesar de las condiciones adversas pudieron ser padres y padres del Salvador!!!”, reflexionan los secretarios ejecutivos de la Comisión Nacional de Pastoral Familiar.

“Hoy vemos cómo Dios quiere asumir la condición humana, quiere hacerse uno de nosotros.  Pero podríamos preguntarnos ¿No es Dios un poco inoportuno?  ¿No podía esperar que María y José no estuvieran solamente comprometidos? Sin duda hubiera sido más sencillo para ellos. Sin embargo, Dios Padre nos quiere regalar a su Hijo para que asuma en todo nuestra realidad. No se puede decir que El no conoce el desconcierto de su Madre adolescente, el temor que este desafío de ser madre le puede llevar en ese momento histórico, la incertidumbre de la reacción de José frente a la noticia de su maternidad. Lo mismo que no desconoce la profundidad de los sentimientos de José al enterarse de la noticia pero CONFIA”, enfatizan.

Páginas