Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Comisión Nacional de Pastoral Familiar y Vida

Marzo a favor de la Vida.

MARZO 2018La Comisión Nacional de Pastoral de Familia y Vida celebra marzo, mes de la vida!  Animamos a todos los cristianos a promover, apoyar, acompañar y defender la vida humana, desde el momento de la fecundación hasta la muerte natural de todos los seres humanos y en especial la de todos los uruguayos en cada una de sus etapas.

Como nos dice el Papa Francisco en su Exhortación Apostólica Evangelii gaudium, n. 213  “Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos…Frecuentemente, para ridiculizar alegremente la defensa que la Iglesia hace de sus vidas, se procura presentar su postura como algo ideológico, oscurantista y conservador. Sin embargo, esta defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano. Supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades. Si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos, que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno”.

Es por eso que adhiriendo a las palabras del Papa Francisco en su Exhortación Apostólica Gaudete et Exsultate n. 131, alentamos a llevar esta misión adelante con audacia, coraje y valentía.  “Miremos a Jesús: su compasión entrañable no era algo que lo ensimismara, no era una compasión paralizante, tímida o avergonzada como muchas veces nos sucede a nosotros, sino todo lo contrario. Era una compasión que lo movía a salir de sí con fuerza para anunciar, para enviar en misión, para enviar a sanar y a liberar. Reconozcamos nuestra fragilidad pero dejemos que Jesús la tome con sus manos y nos lance a la misión. Somos frágiles, pero portadores de un tesoro que nos hace grandes y que puede hacer más buenos y felices a quienes lo reciban. La audacia y el coraje apostólico son constitutivos de la misión.

 

Páginas