Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Colegios suben hasta 20% por aumento de salarios y más niños inscriptos

EL OBSERVADOR |

En algunos casos los ajustes mensuales están muy por encima de la inflación

Se viene marzo y con él el inicio de un año lectivo. Y febrero es tiempo para los padres, que envían a sus hijos a colegios privados, de pensar en la primera cuota, que viene acompañada con un aumento fruto del convenio salarial de los docentes estipulado en la ronda de negociación tripartita. A esa expansión habitual de la cuota, algunos colegios han incrementado la mensualidad bastante por encima de la inflación.

El ajuste salarial previsto para los empleados de la educación privada para este mes es del 7,03%, por arriba del incremento anterior de agosto pasado que había alcanzado el 5,46%. “Incidió la inflación de enero (de 2,44%), tan alta que el correctivo que teníamos fue bastante más elevado. Eso influyó mucho en el aumento final”, dijo a El Observador, Leonel Aristimiño, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep).

Un sondeo realizado por El Observador entre padres de hijos que asisten a colegios privados, arrojó que las cuotas de los institutos han aumentado en algunos casos 10%, en otros 12% y hasta un 20%, aunque hay ciertas instituciones que se han pegado al incremento establecido para los salarios en la negociación colectiva. En agosto próximo está previsto un nuevo ajuste.

El aumento por encima de la inflación, que hoy se encuentra en el acumulado anual a enero en 9,1%, agrega presión para su control y queda lejos del rango meta del gobierno que a partir de julio estará entre 3% y 7%. De acuerdo a la medición del Instituto Nacional de Estadística (INE), la evolución de los precios de la educación privada están casi a la par del costo de la vivienda, que en la medición de los últimos 12 meses a enero se aceleró 12,9%. El costo de la educación, en tanto, aumentó 12,85%, casi cuatro puntos porcentuales por encima de la evolución interanual del Índice de Precio al Consumo (IPC) a enero (9,1%).

Cabe agregar que durante todo 2013 los salarios medios de la enseñanza privada tuvieron un aumento de 12,6%. Si bien estuvo por encima del crecimiento del salario medio, que fue de 12,1%, está por debajo del crecimiento de 13,2% del salario privado.

Una mayor demanda por institutos privados que en el pasado, una alza de salarios mayor a los laudos para retener a los mejores profesores –que compiten incluso con el sector público–, son motivos esgrimidos para atender esa suba de las cuotas, además las necesidades edilicias de cada colegio, de los gastos de mantenimiento o de la incorporación de un nuevo servicio.

“Cada institución cobra dependiendo de la propuesta y de la situación de cada institución. Lo que más incide es el salario, y eso obviamente se refleja en las cuotas. En muchos casos supera el 90% la incidencia del salario en el presupuesto”, comentó a El Observador, Zózima González, presidenta de la Asociación de Institutos de Educación Privada. “En cada inicio de año cada institución arma su presupuesto anual. Pero no todas van a aumentar un 20% o 10%”, añadió.

González explicó que no solo se traslada a cuota el aumento del salario, sino también todos los incrementos involucrados a los costos de funcionamiento y a servicios mercerizados “que han subido mucho” y, últimamente, a atender los daños que los temporales de las últimas semanas ha provocado en algunos edificios educativos. “Cuando se apunta a una educación de calidad necesariamente se tiene que visualizar un ajuste para acceder a los materiales y la tecnología necesarias”, concluyó.

Para Aristimuño, quien reconoce que los colegios tienen libertad para aumentar las cuotas a su conveniencia, los salarios no deberían incidir de esa manera en la mensualidad, debido a que en general son sueldos promedios o bajos. “Hablamos de salarios que no son buenos y muchos hacen una gran cantidad de horas. No estamos hablando de aumentos sobre salarios de $ 50.000”.