Iglesia al día

" Que no disminuya jamás la bella tradición del pesebre "
Carta Apostólica del Papa Francisco 'Admirabile signum' sobre el significado y el valor del pesebre

Noticeu Centenario del Santuario Nacional del Sagrado Corazón de Jesús

El 23 de noviembre se celebran 100 años de la colocación de la piedra fundamental y de la consagración pública del Uruguay al Sagrado Corazón de Jesús


Su estilo arquitectónico se asemeja al del Sacre Coeur de París y Santa Sofía de Estambul. F. GUTIÉRREZ| ICM

En el año 1889 la Primera Asamblea Católica Uruguaya decidió construir un santuario en honor al Sagrado Corazón de Jesús, en la histórica cumbre del Cerrito de la Victoria. El 26 de junio de 1902 Mons. Mariano Soler, primer Arzobispo de Montevideo, compró dos manzanas de terreno para la construcción del templo. Pero poco después Mons. Ricardo Isasa (administrador apostólico de la Arquidiócesis) vendió esos predios, pues temía su incautación por parte del Estado. Eran tiempos de tensión entre Iglesia y Estado, que finalmente terminarían en la secularización religiosa en 1918.

En octubre de 1919 se compró nuevamente una de las manzanas por iniciativa del P. Antonio D’ Elia, párroco del Reducto, luego de haber trabajado incansablemente para juntar los fondos entre varios fieles.

El 23 de noviembre de 1919, como primer acto conjunto del Episcopado Uruguayo, se bendijo y colocó la piedra fundamental del futuro Santuario, y se consagró públicamente el Uruguay al Sagrado Corazón de Jesús. Participaron de esta ceremonia Mons. Juan Francisco Aragone (Arzobispo de Montevideo), Mons. José Marcos Semería (Obispo de Melo) y Mons. Tomás J. Camacho (Obispo de Salto).

 

Posee una gran cúpula central y la planta está diseñada en forma de cruz griega. F. GUTIÉRREZ / ICM

 

Comienza la construcción del Santuario

La Sociedad de Arquitectos del Uruguay convocó a concurso internacional, el 11 de junio de 1920, para presentar proyectos arquitectónicos para el nuevo templo. El 6 de enero de 1921 recibieron seis anteproyectos y ganó el del P. Ernesto Vespignani, sacerdote salesiano de origen italiano. El proyecto quedó a cargo de los arquitectos Elzeario Boix y Horacio Terra Arocena, quienes realizaron templos como la Basílica de la Aguada o la Catedral de Flores.
En noviembre de 1927 los Padres Sacramentinos abrieron su comunidad en ese lugar de Montevideo, con la aprobación de Mons. Aragone, y llegaron desde Buenos Aires tres sacerdotes. El primer mes vivieron en el asilo del Buen Pastor ofrecido por las hermanas, y luego en una casita frente al Santuario. En esos primeros tiempos, celebraban las misas en la capilla Nuestra Señora de Luján, ubicada a una cuadra del terreno donde se estaba construyendo el gran templo.

 

En la actualidad, conviven dos grandes tipos de actividades: la vida parroquial y la del santuario. F. GUTIÉRREZ/ ICM

Estilo arquitectónico
El Santuario tiene una clara influencia bizantina, con una gran cúpula central y planta en forma de cruz griega. La nave, longitudinal, queda algo prolongada con respecto a la transversal por razón de combinarse en ella, a semejanza de la solución clásica de Santa Sofía en Estambul.

La cúpula central es de 36 metros y, en torno a ella, hay cuatro torres angulares que se elevan sobre los pilares torales. Asimismo hay otras dos semicúpulas que corresponden al presbiterio y al coro.

La nave transversal o el crucero se cubre, en cambio, en sus dos brazos laterales con bóvedas semicilíndricas. Los detalles exteriores, más propios del occidente románico que del oriente bizantino, dan lugar a enriquecer la composición, haciéndola más original e interesante.

 

La imagen del Sagrado Corazón de Jesús, en lo alto de la iglesia, pesa unos 12.000 kilos y mide seis metros de alto. F. GUTIÉRREZ / ICM

Monumento Histórico Nacional
El 26 febrero de 1928 Mons. Aragone hizo entrega oficial del Santuario y nombró como primer párroco al P. Antonio Evers, superior de la comunidad de los Sacramentinos. Esta comunidad estaría al frente del templo durante 75 años, hasta que en 2002 lo asumió el Clero Secular.

El 19 de junio de 1928, en el mes de Sagrado Corazón de Jesús y en el aniversario del natalicio de José Gervasio Artigas, se realizó la inauguración parcial del templo.

El 28 de octubre de ese mismo año, en la fiesta de Cristo Rey, se declaró al Santuario como Templo Votivo Nacional con carácter Expiatorio. Además, ese día se entronizó la imagen del Sagrado Corazón de Jesús en lo alto de la iglesia. Pesa unos 12.000 kilos y mide seis metros de altura. Esta imagen fue donada por la familia García Lagos; luego de una gracia recibida, decidieron encargar a Italia la realización de la misma como agradecimiento. El P. Juan Silveira, párroco del Santuario Nacional del Corazón de Jesús desde 2002, cuenta que el traslado de la estatua en carreta desde el puerto de Montevideo hasta el Cerrito de la Victoria demoró tres días.

En 1938 se inauguró toda la planta del Santuario, en 1946 se construyeron las torres campanarios y la cúpula, y el 16 de octubre de 1975 el Santuario fue declarado Monumento Histórico Nacional. En julio de 1985 por falta de recursos, y faltando un tercio para la finalización de la construcción, se paralizaron las obras.

En 2005, con vistas al Congreso Eucarístico Arquidiocesano en el Santuario, se retomaron las obras.

 

La cúpula central del Santuario del Sagrado Corazón de Jesús mide 36 metros de altura. F. GUTIÉRREZ / ICM

“Es un símbolo para la ciudad de Montevideo”
“Este santuario es como la madre de varias parroquias que han surgido en la zona. Además, al tener tanta altura es muy referencial… vengas de donde vengas hacia el Cerrito de la Victoria se ve, ya que hay casas bajas a su alrededor”, comenta P. Juan Silveira, párroco desde 2002.

“Eclesialmente, es una referencia de la que nadie se puede despegar… todos saben dónde está la Iglesia. Tiene una carga muy significativa para el barrio y, mucho más allá del lugar, es un símbolo para la ciudad de Montevideo en sí”, agrega.

 

El proyecto arquitectónico fue llevado a cabo por Elzeario Boix y Horacio Terra Arocena, quienes realizaron templos como la Basílica de la Aguada o la Catedral de Flores. F. GUTIÉRREZ / ICM

En la actualidad, conviven allí dos grandes tipos de actividades: la vida parroquial y el santuario. Por un lado, la Parroquia ofrece catequesis para niños, grupo de preadolescentes, de adolescentes, de adultos y misiones por el barrio. En total involucra un total de 150 personas “al firme”, según dice el P. Silveira. Por otro lado, el santuario genera gran flujo de personas que se interesan por el templo, tanto desde la perspectiva de la fe como por su arquitectura o el turismo. “Hay mucho turismo interno, personas que vienen de otros departamentos. Recorren Montevideo y dentro del circuito incluyen este santuario”, cometa el párroco. Todos los días, entre las 10 y las 18 horas, el templo está abierto.

La Misa diaria, de martes a sábados es a las 17 horas. Los domingos se celebra a las 10 y a las 18 horas. Asimismo, los segundos y cuartos domingos de cada mes se celebra Misa carismática a las 17 y 15 horas. El Santuario Nacional del Corazón de Jesús se puede visitar todos los días de la semana entre las 10 y las 18 horas.

CELEBRACIÓN CENTRAL

Sábado 23 de noviembre – 18:00 h
Santa Misa presidida por el Card. Daniel Sturla. Allí se hará la dedicación del templo, consagración del altar y entronización de la reliquia de San Juan Pablo II.

Texto y fotos de www.icm.org.uy