Iglesia al día

" En muchas naciones el #COVID19 aún está causando numerosas víctimas. Deseo expresar mi cercanía a estos pueblos, a los enfermos y a sus familiares, así como a todos aquellos que los que los cuidan. "
Papa Francisco

Noticeu Carta desde la Misión en La Banda

Julia, de la Parroquia Santísimo Redentor de Fraile Muerto, y María, de la Parroquia Jesús Buen Pastor de Melo están participando en unaMisiónorganizada por las Hermanas Doroteas en La Banda, provincia de Santiago del Estero, Argentina. Desde allí  escribe, en nombre de las dos, María.

Es una alegría poder escribir estas líneas desde la ciudad de La Banda, Santiago del Estero, Argentina. Estamos sin parar por eso no hemos escrito antes.

Hemos llegado el miércoles casi a la noche. Estuvimos dentro de todo el arco iris que forman las hermanas de Santa Dorotea di Cemmo en sus diversas comunidades. Están las Hermanas Argentinas de Córdoba, de Buenos Aires, las Santiagueñas… las hermanas brasileñas, la hermana Diana del Congo, África, las italianas… Hay muchos laicos jóvenes y adultos.

Estamos también en un arco iris de idiomas: español (en sus distintos tonos: el santiagueño  se diferencia del cordobés), portugués, italiano. Por ahí a veces preguntas en un idioma y obtienes varias respuestas en muchos idiomas. Es una alegría encontrarnos con hermanas que han sido parte de nuestra historia y que hace mucho no nos veíamos.

La Provincia de Santiago del Estero es muy bonita, pero lo que me atrapa es el valor que la gente le da a sus raíces. Hemos visitado el Centro cultural de la ciudad de Santiago, la feria de Santiago (que es sólo por este mes de julio), las plazas, algunas parroquias incluida la catedral.

Poniendo a disposición nuestros dones

El viernes a la noche hemos venido para La Banda nos acogió la familia Damasco que está compuesta por tres mujeres (Ángela y sus dos hijas: Natalia y Ana Paula). Son hospitalarias de corazón y nos apoyan en todo lo que pueden.

Hoy sábado a la mañana  hemos ido a uno de los colegios: «Jesús el Maestro» para comenzar a distribuirnos para laMisióny poner a disposición nuestros dones. En la tarde y ya en los grupos fuimos a ver los barrios que nos corresponden. En la tarde tuvimos la celebración con envío misionero en la capilla de San Cayetano celebrada por el Párroco Juan (que lo primero que preguntó fue ¿quiénes son del Uruguay?

Nos hemos distribuido de manera tal que estemos todos mezclados en lugares, comunidades, idiomas…  Julia va a misionar con su grupo al barrio «Villa Raquel», Hna. Angélica al barrio Independencia y nosotros vamos al barrio 25 de Mayo.

Una realidad muy dura: Barrio 25 de Mayo

El barrio 25 de Mayo es un desafío porque su realidad es sumamente dura; es dura, muy dura realmente. No he vivido experiencias de misión en ningún lugar parecido a éste, así que ahora no es enfrentar sólo desprendimientos, ahora hay que enfrentar la dureza de vida que tienen que vivir mucha/os hermana/os, lo que no es fácil y que duele, duele mucho.

Pedimos sus oraciones

Pedimos sus oraciones ya que necesitaremos renovar fuerzas, esperanzas, confianza. Sabemos que estamos acompañadas por las comunidades y por el Espíritu que nos trajo hasta aquí, porque sabemos que estamos “como ovejas en medio de lobos». El Espíritu muchas veces nos lleva a la locura de ser hija/os de Dios y querer ser fieles al Evangelio y este tiempo es para eso, para vivir como hijosa/os de Dios y confiarnos en Él.

Bueno un abrazo grandote a toda/os quienes quieran ser parte de esta locura de Amor, de reino, de verdad y que la Paz esté con ustedes.

María, Julia

Fuente: http://dar-y-comunicar.blogspot.com/