Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Carriquiry: el papa suscita expectativa y esperanza enormes en Latinoamérica

MONTEVIDEO PORTAL |

Color esperanza

El papa Francisco suscita “expectativas y esperanzas enormes” en Latinoamérica y de ahí la importancia de su visita a Bolivia, Ecuador y Paraguay, según el vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina, el uruguayo Guzmán Carriquiry.

Primer “número dos” laico de un dicasterio de la Curia romana, Carriquiry concedió una entrevista a Efe en vísperas de este viaje, del que formará parte de la delegación que acompañará a Francisco.

Este uruguayo que lleva más de 40 años trabajando para la Santa Sede, explicó que “Francisco está teniendo un efecto impresionante en Latinoamérica. Mucho más de lo que podemos ver a simple vista”.

“Está suscitando algo que podría ser considerado superficial, pero no lo es, que es cariño y expectativas y esperanzas enormes en todo los pueblos latinoamericanos e incluso superando los confines de la Iglesia católica”, señaló.

Para Carriquiry, Francisco está “provocando una profunda revisión de la vida de la Iglesia latinoamericana” y “no sólo invitando a la conversión pastoral de los obispos y sacerdotes”, sino también “a una conversión personal de cada bautizado”.

En estos dos años de pontificado, explica este profesor uruguayo, “está comprobado que en Latinoamérica más gente asiste a los templos, más gente acude a los confesionarios y las estadísticas prueban cómo mayor cantidad de personas peregrina a los grandes santuarios como Aparecida, Guadalupe y otros”.

Carriquiry explicó que en realidad el periplo que del 5 al 13 de julio llevará al papa a Bolivia, Ecuador y Paraguay es la “primera visita pastoral a Latinoamérica”, porque en realidad el de Río de Janeiro en julio de 2013 fue un viaje con ocasión de un evento mundial, mientras que éste será el primer a países latinoamericanos.

El “número dos” de este dicasterio, que funciona como un nexo entre el Vaticano y la Iglesia de América Latina, explicó cómo en su opinión Francisco ha elegido estos tres países para reafirmar su idea de viajar a las periferias, “desde donde se tiene una mejor visión del conjunto”.

“Cuando uno piensa en América Latina le viene a la cabeza un triángulo cuyos vértices son México, Brasil y Argentina, pero estos países son las periferias emergentes, que han vivido en 10 y 15 años procesos de crecimiento enorme, de transformación profundas no sólo económicas sino también políticas y culturales”, explicó.

Lo que Francisco encontrará, afirmó, son países que “estaban inmovilizados en sus tradiciones rurales, con los sectores indígenas y campesinos petrificados, pero que en los últimos 10 años se han puesto en movimiento y han vivido una transformación de modernidad y han adquirido protagonismo los sectores populares”.

Carriquiry aseguró que el papa va a llevar a Latinoamérica tres mensajes: el de ayudar a los pobres, proteger el medioambiente y el de la misericordia.

“En una mano llevará su exhortación apostólica, Evangelii Gaudium, donde hablará de una Iglesia que debe ser misionera, misericordiosa, solidaria. Una Iglesia que debe ser para y con los pobres”, dijo.

Mientras que en la otra mano, Francisco tendrá su primera encíclica, Laudato Si, “que habla del entramado potente que significa vincular la ecología ambiental a la ecología social y la ecología natural a la humana”.

El medioambiente, según Carriquiry, será varias veces nombrado por el papa en este viaje, pues en estos países existen los grandes problemas sobre los que Francisco habla en su reciente encíclica.

No faltará, añadió, una mención al Jubileo de la Misericordia que comenzará el 8 de diciembre y durará hasta noviembre de 2016, como demuestra que el papa ha querido a toda costa visitar el santuario de la Misericordia en Guayaquil, en Ecuador.

Con la llegada de un papa argentino se ha transformado la agenda pontificia y es que, como recuerda Carriquiry, “nunca se ha visto que en tan sólo dos años todos los presidente de Latinoamérica hayan venido a visitar al papa y algunos hasta varias veces”.

“El Santo Padre recibe a los presidentes con una gran cordialidad y tratando de establecer con ellos una relación personal, de corazón a corazón”, aseguró.

Y aunque “es cierto que hablan de los grandes problemas de orden nacional, latinoamericano y mundial, pienso que el papa lo que quiere es que se establezca una relación personal de transparencia, de sinceridad, para compartir lo más a fondo posible las preocupaciones”, agregó.

Por ello, hizo notar, “no hay presidente latinoamericano que no se haya sentido tocado profundamente e íntimamente tras el encuentro con el papa”.