Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Cardenal Sturla: “El debate sobre Amoris laetitia desproporcionado”

VATICAN INSIDER |

El arzobispo de Montevideo habla sobre las discusiones sobre la exhortación del Papa, sobre los desafíos de la familia, sobre un posible viaje de Francisco al país que también incluye a Argentina y el tema de los desaparecidos

sturla-knrC-U11011385905753XmG-1024x576@LaStampa.it-k5QB-U11011403575988rTD-1024x576@LaStampa.it
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Uruguay registra una disminución del 63% en los matrimonios católicos cada año. Y esto en ni siquiera veinte años. Números que molestan a los obispos. Uno de ellos, el cardenal Daniel Sturla, asegura que, en situaciones como estas, el acalorado debate en algunos sectores de la Iglesia sobre la exhortación apostólica Amoris laetitiaEs muy “desproporcionado”. Frente a los fieles que ya no se casan y a muchos jóvenes cristianos que viven juntos sin un compromiso formal, “el Papa quiere enfatizar la unidad de la familia y la necesaria cercanía con los heridos”, dice el cardenal salesiano. Un hombre simple y franco, le gusta repetir que la Iglesia en su país es “pobre y libre”. Arzobispo de Montevideo y cardenal por deseo de Francisco, dirigió a los pastores uruguayos en los últimos días en su visita ad limina apostolorum a Roma. Bergoglio los recibió durante dos horas, entreteniendo con ellos un diálogo franco en el que se expresaron varias preocupaciones, como la de “la ideología del género”. Vatican Insider se reunió con Sturla para discutir con él algunos temas de relevancia eclesial.

Uno de los temas más discutidos de los últimos tiempos es la aplicación práctica de la Amoris Laetitia del Papa Francisco en la familia. ¿Es un problema para ti? ¿Cómo lo está aplicando?

“Sí, hay dificultades en un país que tiene un porcentaje muy alto de divorcios. El Papa describe a la Iglesia como un “hospital de campo”, no para intervenciones estéticas, sino para sanar heridas graves. Mucha gente se va y cuando vuelve la prioridad es darles la bienvenida en casa y hacer que se sientan bien. Por otro lado, ¿es posible que carezca de algún elemento objetivo: en el discernimiento de un caso “irregular”, cuando es posible acceder al sacramento de la Eucaristía? Debido a que la doctrina no ha cambiado, lo que ha cambiado es la actitud pastoral. Y en esta actitud, un aspecto objetivo sería necesario para ayudar a la pareja y al sacerdote, que pueden necesitar discernir qué decisión tomar. Por ejemplo, el tiempo podría ser un elemento útil: el tiempo de la primera unión y la segunda unión podrían ayudar a discernir. En muchos casos, los pastores toman esto como un parámetro cuando tienen que ayudar a una pareja a descubrir (en caso de que no sea posible cancelar la primera unión) si están en condiciones de acceder a la comunión ».

¿Cómo se desarrolla el debate sobre la exhortación apostólica?

“Creo que es desproporcionado. Lo que debemos reunir del Papa es la atención a las situaciones difíciles, la cercanía a los hermanos que pueden haber abandonado la Iglesia. Debemos ir más a la esencia del mensaje de Cristo, de la misericordia, de lo que una Iglesia quiere decir como una “casa con puertas abiertas” y, al mismo tiempo, una “Iglesia saliente”. Por supuesto, también se necesita cierta claridad, por lo que he afirmado la necesidad de un criterio más objetivo en algunos casos particulares, pero esto no es motivo de preocupación “.

Es decir, esta discusión no preocupa a los fieles?

“En 2014, se llevó a cabo un análisis en Uruguay que mostró cómo el número de matrimonios religiosos disminuyó en un 63% en 20 años. Estos problemas son tan grandes que, en comparación, esto no me parece que sea un elemento significativo. Frente a esto, creo que es realmente importante centrarse en la preparación de los jóvenes. Pregunte qué están experimentando y por qué las parejas ya no se casan, incluso las parejas cristianas que prefieren vivir en lugar de casarse ».

¿Cómo impacta este debate entre las parroquias y los laicos?

“En Uruguay hay un cuidado pastoral para los divorciados y se volvió a casar por años. No debemos separar esto de las normas aprobadas por el Papa para acelerar los casos de nulidad matrimonial. Es un conjunto de cosas, si construyes un caso para una sola nota de Amoris laetitia se vuelve todo un desastre, caemos en error. El Papa quiere enfatizar la unidad de la familia, la cercanía de la Iglesia a las situaciones difíciles y la misericordia. Estamos en esta línea ».

Cambiando de tema, se ha hablado mucho de la posibilidad de un viaje apostólico de Francisco a Uruguay que también incluya el escenario de Argentina. ¿Dijeron algo entre ustedes, obispos?

“Por supuesto, instamos al Papa a que nos visite. Puede visitar todos los países en la frontera argentina de forma independiente, pero no puede visitar Uruguay sin visitar Argentina. En Uruguay no hay dificultad, lo recibiríamos con mucho cariño. En cualquier caso, es una decisión personal del Papa y tiene que ver con el hecho de que existen todas las condiciones necesarias para que regrese a su país natal “.

¿Crees que estas condiciones no existen en la actualidad?

“Al menos, de inmediato nos dijo que todavía no estaban allí”. Mi opinión es que cuando sientas en tu corazón que ha llegado el momento adecuado, se reflejará en él y, sin demasiados preámbulos, nos dirá cuándo irá. Y estaremos allí esperándolo “.

La Iglesia se compromete a colaborar con el Gobierno de Uruguay en los casos de los desaparecidos de la época de la dictadura militar. ¿Qué noticias hay sobre el tema?

“La Iglesia uruguaya es pobre y libre. Es la Iglesia de un país donde ni el ejército ni la policía tienen sus propios capellanes, donde el estado está fuertemente separado de la Iglesia. Durante la dictadura fue una casa que acogió a muchas personas que encontraron un lugar de libertad en parroquias, escuelas, etc. ».

A diferencia de lo que sucedió en otros países sudamericanos …

“Creo que sí, pero por razones naturales. Si tiene capellanes militares durante una dictadura, es difícil escapar. Está muy claro, a excepción de aquellos que no saben nada de la historia reciente, que la Iglesia en Uruguay ha jugado un papel positivo al estar cerca de la población. El gobierno uruguayo y el Vaticano también han firmado un acuerdo para que se publique cualquier elemento en los archivos sobre el tema de los desaparecidos. Las diócesis del país han revisado sus archivos, pero no se ha encontrado nada sustancial. En la Arquidiócesis de Montevideo, hace tres años, recibíamos informes anónimos sobre los restos de personas desaparecidas y las cartas que recibí las entregué personalmente a mis familiares. Hubo al menos 15. Hay un apoyo total de la Iglesia para aclarar las cosas, incluso si hay alrededor de treinta personas desaparecidas en el país. La mayoría de los compatriotas desaparecieron en Argentina, donde la realidad era muy diferente “.

¿A qué se debe esto?

“Los militares en Uruguay no habían adoptado la práctica de desaparecer personas. Allí la estrategia consistió en extraer información mediante la tortura y luego la prisión. Es por eso que tuvimos muchos presos políticos durante la dictadura “.