Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Bonino, el obispo que compartía con el papa Francisco la preocupación por la naturaleza

EL OBSERVADOR |

http://www.elobservador.com.uy/bonino-el-obispo-que-compartia-el-papa-francisco-la-preocupacion-la-naturaleza-n1105857

OBITUARIO

El prelado de Tacuarembó falleció este martes; el miércoles se realizó el entierro

 Julio Bonino murió este martes, luego de haber sido durante 25 años obispo de Tacuarembó con jurisdicción también en Rivera. Este año cumpliría los 70 años, por eso justamente se aprestaba a presentar la renuncia. Según había contado a Búsqueda en una nota publicada en 2015 ya tenía la carta redactada que presentaría al papa Francisco.

En coincidencia con el papa, que desde que asumió ha mostrado gran sensibilidad por los temas ambientales, para Bonino estos asuntos eran motivo de preocupación.

El 21 de setiembre de 2012 difundió una carta abierta en la que expresaba su rechazo a la minería a cielo abierto y anunciaba que integraría la Comisión por la Vida y el Agua de Tacuarembó.

Por ese motivo, el movimiento Uruguay Libre de Megaminería emitió este miércoles un comunicado en el que envía “un sentido pésame” a la familia, amigos y comunidad de Tacuarembó por la pérdida del obispo, “un verdadero ejemplo de compromiso con la gente y el país”. “Don Julio no solo predicó desde el púlpito sino que también predicó con el ejemplo”, añade el texto.

Su vida
Bonino era oriundo de Canelones. Nació el 2 de febrero de 1947 en Santa Lucía. Entró al seminario en 1965, en momentos en que el papa Pablo VI clausuraba el Concilio Vaticano II, con aires de renovación para la Iglesia. Se ordenó sacerdote el 26 de mayo de 1974.Fue ordenado obispo de Tacuarembó el 18 de marzo de 1990. Según relató Búsqueda en su nota de 2015, apenas tomó posesión de la diócesis, Bonino recorrió Tacuarembó y Rivera para conocer a la gente, su geografía y biodiversidad. Se definía a sí mismo como “un loco por el medioambiente” dentro de la Iglesia.

En 2012 logró que la Conferencia Episcopal Uruguay incluyera en un documento un llamado al cuidado de los recursos naturales ante la llegada de “grandes proyectos agroindustriales y mineros”.

Según informó la Iglesia Católica, que en la misa de exequias celebrada en la catedral de Tacuarembó, se recordó que a Bonino le gustaba tararear una canción que dice así: “Qué triste llegar a viejo con el alma y las manos sin gastar. Además, solía señalar para tomar decisiones “había que consultar los sentimientos del pueblo”.

El papa Francisco lo sorprendió. En 2015 cuando publicó la encíclica Laudato Si, sobre el cuidado del medio ambiente y la naturaleza, Bonino quedó entusiasmado. El papa “hizo algo que con lo que nunca soñé”, dijo entonces a Búsqueda.

Aun así, la elección de Francisco y sus aires de renovación no constituían para él un motivo suficiente para permanecer en al obispado. Según había señalado al semanario estaba desilusionado con algunas prácticas y decisiones de la Curia Romana.

Su ilusión era renunciar y dedicar los últimos años de su vida a cuidar a su hermano menor que tiene síndrome de Down.