Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Bolsonaro: sin distingo de religión, sexo o raza

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/mundo/bolsonaro-distingo-religion-sexo-raza.html

“No más corrupción, no más violencia, no más mentiras”, dijo.

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, se comprometió ayer lunes a gobernar para “todos los brasileños, sin prejuicios de sexo, raza o religión”. Bolsonaro acudió a la sede del Tribunal Superior Electoral (TSE), para una ceremonia en la que fue acreditado en forma oficial el resultado de los comicios de octubre.

Al acto asistieron unas 600 personas, entre las que estaban los 22 futuros miembros del gabinete de Bolsonaro, así como autoridades del Parlamento y del Poder Judicial, frente a las que reiteró su compromiso de gobernar “ajustado” a los términos de la Constitución.

Bolsonaro, acompañado por el vicepresidente electo, general Hamilton Mourao, envió un contundente mensaje político, en el mismo tono de la campaña electoral, contra la clase política tradicional.

Según Bolsonaro, con su victoria en las urnas la sociedad quiso decir “no más corrupción, no más violencia, no más mentiras, no más manipulación ideológica y no más sumisión a los intereses ajenos” al país.

Ese mensaje fue interpretado como una alusión directa a sus tres inmediatos antecesores: Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), en la cárcel por corrupción, Dilma Roussef (2011-2016), destituida por irregularidades fiscales; y Michel Temer, quien dejará el poder el 1 de enero con serias sospechas de irregularidades.

Según Bolsonaro, quien recibió un diploma que lo reconoce como presidente electo, el mensaje de las urnas significa que la sociedad desea “un Estado eficiente, que dé valor a los impuestos pagados por los brasileños, que también quieren regresar a casa con seguridad después de un día de trabajo”.

En esa última frase subrayó una de las improntas de su campaña electoral, en la que insistió en la necesidad de combatir con rigor al crimen, que cada año causa en el país unas 60.000 muertes. “La población quiere paz y prosperidad”, subrayó.