Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Benedicto XVI: los Reyes Magos de Belén eran andaluces, y en el pesebre no había burro ni buey

 LA RED 21 |

La presentación de la edición en castellano del nuevo libro de Benedicto XVI, cumplida el lunes en la Biblioteca Nacional de España, concitó nuevos comentarios de la más variada índole, en tanto el pontífice asegura que los Reyes Magos, no provenían de Oriente como la tradición marca, sino que llegaron desde Andalucía.

Después de la conmoción generada en el país con más católicos de Europa, famoso por sus pesebres, donde se discute si es dable poner al burro y el buey que tradicionalmente dieron calor con sus alientos al Cristo recién nacido, después que el Papa dijo que los animales jamás estuvieron allí, se muestra ahora sorprendido por el texto traducido.

El libro papal, que arrasa en ventas en la Madre Patria, dice que los reyes magos no llegaron de Oriente, sino de Tartessos, una zona que los historiadores ubican entre Huelva, Cádiz y Sevilla.

Los Reyes Magos andaluces y la absolución animal

Apuntando a “la tradición de la Iglesia” en el trasfondo de cada historia, Benedicto XVI, afirma en “La Infancia de Jesús” que “los hombres sabios de Oriente se han convertido en reyes, y con ellos entraron en el pesebre los camellos y los dromedarios (…) La promesa convertida en estos textos extiende la proveniencia de estos hobres hasta el extremo de Occidente (Tarsis, Tartessos en España), pero la tradición ha desarrollado ulteriormente este anuncio de la universalidad de los reinos de aquellos soberanos”.

La cuenca de Tartessos, rodea el río del mismo nombre para los griegos, que los romanos llamaron Betis y los árabes el actual de Guadalquivir.

Mientras tanto, el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, debió expedirse públicamente sobre las afirmaciones papales acerca del burro y el buey, ante los miles de fieles que preparan su pesebre, algunos en tamaño natural, otros en vivo, como parte de fiestas regionales, y no saben ahora qué hacer con los bichos.

El obispo absolvió a las bestias. “Poned estas navidades el Belén con el buey y la mula, y sabed que significan que hay que seguir con nuestra preciosa iconografía que nos ayuda a entender que, en el Antiguo Testamento, las expectativas de los profetas se cumplen en Belén”, sintetizó.