Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios Beatifican a Álvaro del Portillo, referente del Opus Dei

EL OBSERVADOR |

El beato fue mano derecha del fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer y estuvo al mando de la institución hasta 1994

Decenas de miles de fieles de todo el mundo y cientos de cardenales, obispos y sacerdotes celebraron este sábado en Madrid la beatificación del español Álvaro del Portillo, difunto dirigente del Opus Dei, en una prueba de fuerza de esta conservadora institución católica.

Un enorme escenario elevado, rodeado de impecable césped, con una imagen de la Virgen y el niño Jesús de fondo fue levantado en un barrio periférico de Madrid para acoger la misa de beatificación presidida por el cardenal Angelo Amato, enviado por el Papa Francisco y prefecto de la congregación del Vaticano para las Causas de los Santos.

Álvaro del Portillo, mano derecha del fundador del Opus Dei, el santo español Josemaría Escrivá de Balaguer, al que sucedió al mando de la institución de 1975 hasta 1994, llevó «una vida humilde al servicio de los demás», afirmó el papa en una carta leída durante la ceremonia.

La reliquia del nuevo beato fue subida al escenario por el niño chileno José Ignacio Ureta Wilson, de 11 años, cuya inexplicable curación en 2003 -a los pocos días de nacer con graves problemas de salud y después que su familia rezase a Álvaro del Portillo- fue considerada como un milagro por el Vaticano.

Del Portillo vivió gran parte de su vida en Roma donde, recuerda el Opus Dei, fue uno de los participantes en el Concilio Vaticano II «como impulsor del papel de los laicos en la Iglesia».

Fundado en 1928, el Opus Dei -la «Obra de Dios» en latín- tiene como misión difundir la fe católica en la vida cotidiana a través del trabajo de sus fieles, laicos en su inmensa mayoría. Presente en los cinco continentes, la institución reivindica unos 90.000 miembros -más de 30.000 en España-, un 18% de los cuales practica el celibato pese a ser seglares.

Muy influyente durante la dictadura franquista (1936-1975), su férrea oposición a cuestiones como el aborto, la eutanasia, o a las relaciones premaritales y el estricto modo de vida de sus miembros lo ha puesto durante décadas en el centro de la controversia en España.

En el Vaticano, vivió un apogeo durante el pontificado de Juan Pablo II (1978-2005), quien beatificó a Escrivá de Balaguer en 1992 y lo canonizó en 2002.

Según varios expertos, en los últimos años ha perdido influencia en la política y la sociedad españolas.