Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Balotaje en Uruguay: cerró la votación y comienza la hora de descuento [menciona obispo anglicano]

CLARÍN |
https://www.clarin.com/mundo/balotaje-uruguay-cerro-votacion-comienza-hora-descuento_0_jeQOiIsS.html

Cerca de las 20.30 habrá un primer boca de urna sobre los resultados de las elecciones. Votó el 90 por ciento del padrón.

La jornada electoral en Uruguay culminó sin sobresaltos a las 19.30. Se estima que los primeros resultados del balotaje presidencial entre Daniel Martínez, del Frente Amplio, y Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional, comenzarán a saberse con la boca de urna de las 20.30. Votó el 90% del padrón.  Los últimos sondeos parecían coincidir en una victoria del Lacalle Pou, pero fuentes del Frente Amplio le aseguraron a Clarín que la diferencia es estrecha, y que el resultado final va a ser “voto a voto”.

Salvo algunos pequeños incidentes aislados, la jornada se desarrolló en completa normalidad. En la madrugada se reportó que un colectivo que repartía urnas fue atacado a pedradas en la zona de Kibón en la rambla de Montevideo, lo que dejó un saldo de cinco heridos, todos pertenecientes a la Armada Nacional. Pero desde el momento en que se abrieron las puertas de los centros de votación, el clima fue de tranquilidad y distensión. Las primeras horas en los centros de votación estuvieron dominadas por el mate, pero a medida que pasaban las horas y el sol iba calentando el aire, las gaseosas, las aguas y las banderas de ambos partidos se comenzaron a ver en las esquinas y los alrededores de las mesas.

En la Facultad de Ingeniería, ubicado en la zona del Parque Rodó, la jornada empezó con una gran afluencia de público muy temprano, que luego mermó hacia la media mañana. “Los que votan temprano son los que lo hacen por primera vez, o los que tienen muchas elecciones encima”, explicó a Clarín una chica que salía de votar a la hora de ilustrar quienes eran los que llegaban a sufragar a primera hora. “Los que están en el medio de esos extremos, por lo general votan de tarde”, completó. Cerca del mediodía, los centros de votación ya empezaban efectivamente a animarse, y cerca de las 16 se informó que ya había votado más de los habilitados a hacerlo.

La jornada se vio enrarecida debido a la aparición de un video el jueves a última hora de Guido Manini Ríos, ex candidato presidencial por Cabildo Abierto, uno de los partidos que además integra la coalición multicolor que impulsa la presidencia de Luis Lacalle Pou. Allí, el general retirado exhortó a los integrantes de las Fuerzas Armadas a no votar por el Frente Amplio en el balotaje debido a que el actual oficialismo se había encargado de atacar “sistemáticamente” al Ejército. Tanto el candidato del Frente Amplio Daniel Martínez como diversos dirigentes del partido repudiaron el comentario del antiguo comandante en jefe, pero la oposición prefirió esperar. Tanto Lacalle Pou como Ernesto Talvi, el máximo referente del Partido Colorado, que también integra la coalición de centroderecha, evitaron pronunciarse al respecto, y dijeron que esperarían hasta el final de la veda para hablar.

El actual presidente uruguayo Tabaré Vázquez votó apenas abrieron los comicios, sobre el filo de las 8 de la mañana. Como ya ha explicado en otras ocasiones, la costumbre de madrugar es algo que le quedó de sus días como médico, y a las 7.30 ya estaba saliendo de su casa en el barrio de La Teja rumbo al Club Teatro Progreso, donde tenía que emitir su sufragio. Antes de salir, afirmó que su gobierno ya viene preparando la transición desde hace algunos meses ya, y que no tendrán problema en entregar lo que le pidan. Respecto a la posibilidad de que su partido no logre obtener un cuarto mandato consecutivo, Vázquez buscó quitó importarle a la cuestión. “Hay que alternar personas y partidos, no hay drama por eso. El próximo gobierno tendrá la responsabilidad de mantener los equilibrios”, acotó.

El candidato oficialista Daniel Martínez votó en la sede Pocitos de la Universidad ORT, en el barrio de Pocitos. Los medios y los militantes congregados en la puerta del lugar se arrojaron sobre Martínez ni bien se bajó del auto que lo traía. Envuelto en un mar de micrófonos, cámaras y celulares, el ex intendente de Montevideo atravesó la multitud parando cada tanto para recibir besos y abrazos de los militantes presentes en el lugar. Una vez ubicado en la cola de votación, se prestó a hablar con los medios. Allí elogió el proceso democrático uruguayo, defendió a su candidata a vicepresidente Graciela Villar y negó haberse sentido relegado dentro de la estructura del Frente Amplio, un rumor que lo persiguió durante gran parte de su campaña.

Ya cerca de que le llegara el turno de votar, Martínez dialogó brevemente con Clarín respecto a lo que creía se disputaba en la elección. “Acá hay dos modelos de país en juego. No creo en demonizar al que piensa distinto, pero el modelo nuestro es que propone un país con justicia social. Ojalá que los logros del Frente Amplio se mantengan independientemente de quien gane, pero habrá que ver”, comentó, y agregó que cree que una buena relación con la región sí está asegurada más allá de quien gane. “Mi relación con Alberto (Fernández) es buenísima, pero si llego a ser presidente, también construiré una relación cordial con Bolsonaro. Es una falta de respeto a la institucionalidad democrática poner las animosidades personales ante que los intereses nacionales. Ante todo, soy un institucionalista”, completó.

El candidato del Partido Nacional Luis Lacalle Pou votó en la localidad de Canelones cerca del mediodía. Tras votar y saludar a los militantes que se le acercaban para darle un beso o pedirle una selfie, Lacalle Pou habló con los medios y fue cauto a la hora de hablar de resultados. En caso de ganar, dijo que le pediría una reunión urgente al actual presidente Tabaré Vázquez, pero que todavía no estaba “todo el pescado vendido”. A su vez, reafirmó su tradicional pedido de unidad nacional. “Una elección no puede ser cambiar una mitad de Uruguay por otra”, afirmó.

En la Catedral de Santísima Trinidad, una iglesia anglicana ubicada en la Ciudad Vieja de Montevideo, un edificio aledaño al templo estaba también habilitado como centro de votación. Las dos mesas allí contabilizaban 800 electores, 400 por mesa. Sobrevolando la situación estaba el Obispo de la Iglesia Anglicana de Uruguay, Daniel Genovese. Genovese, quien es argentino, es el párroco de la iglesia y está viviendo en Montevideo desde hace 7 meses, y el balotaje presidencial es la primera ocasión que le toca ver de cerca el proceso político uruguayo. “En la primera vuelta estuvo mi esposa, y ahora me tocó a mí. Yo no sabía bien qué esperar, pero ella me dijo que era muy tranquilo, y ahora lo compruebo”, explicó a Clarín. “El otro día alguien acá me decía que no cree que vaya a haber grandes cambios, que la trayectoria política en Uruguay era como la silueta de una loma, mientas que en la Argentina era una sucesión de picos y valles”, finalizó.