Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios Arzobispo pide al Papa que se declare santo al padre Cacho

EL OBSERVADOR |

Lo decidió un consejo integrado por 25 sacerdotes y Sturla iniciará el trámite

asdas_244312

La Arquidiocesis de Montevideo decidió iniciar los pasos para que Ruben Isidro Alonso, conocido como el padre Cacho, sea declarado santo por la Iglesia Católica. Según informó el arzobispo Daniel Sturla, la decisión fue tomada por el consejo del presbiterio, integrado por 25 sacerdotes y el obispo presentará la petición ante el Vaticano.

Sturla participó el jueves de un encuentro con periodistas organizado por la Conferencia Episcopal del Uruguay en el que reveló la decisión. Asimismo dijo que en la causa de Jacinto Vera, quien fue el primer obispo de Montevideo, dará un paso importante: se lo va designar venerable, que es el paso previo a que sea declarado beato.

El hecho de que una persona sea declarada santa por la Iglesia Católica implica que se proclama que ha practicado heroicamente las virtudes y se lo propone como modelo e intercesor ante Dios.

El proceso con respecto al padre Cacho implica que el obispo diocesano deberá presentar al papa un informe sobre la vida y las virtudes del sacerdote que vivió durante años en un rancho de lata en el un asentamiento.

Alonso era sacerdote salesiano pero en los últimos años de su vida pasó al clero diocesano de Montevideo, para asumir, con el apoyo del entonces arzobispo de Montevideo Carlos Partelli, una radical opción por los pobres.

“Esa opción lo llevó a vivir durante años en un rancho de lata en Aparicio Saravia y Timbúes, mientras se iba construyendo por ayuda mutua un barrio de “casitas blancas” que reemplazaron muchos de los ranchitos semejantes al que por elección ocupó el Padre Cacho”, escribió el obispo de Melo Heriberto Bodeant en su blog cuando se presentó el libro “Cacho de Dios” en 2012, escrito por Julio Romero, vecino del barrio. Cuando murió Alonso, su ataúd fue llevado por los recolectores en un carrito.

Ser canonizado

Presentada la causa si el Vaticano, por medio de la Congregación para las Causas de los Santos, lo acepta emite un decreto que da inicio al proceso. A partir de ese momento se inicia la segunda etapa en la que un tribunal, designado por el obispo, recibe los testimonios de las personas que conocieron al siervo de Dios.

Luego, una comisión de censores, analiza sus escritos. En esa etapa se recogen testimonios de los testigos, los principales aspectos de la vida, virtudes y escritos del siervo de Dios que se recogen en un documento que es discutido por una comisión de teólogos. Si la comisión lo aprueba, el papa dicta el decreto de heroicidad de virtudes y es nombrado Venerable.
Para la beatificación se debe probar un milagro atribuido a la intercesión del venerable que es examinado por dos médicos peritos, designados por el Vaticano. El papa aprueba otro decreto y celebra la ceremonia de beatificación.

Finalmente, probado otro milagro, que debe ocurrir luego de la beatificación, se lo declara santo y se celebra la canonización.

Pasos

Siervo de Dios. El arzobispo presenta un informe sobre la vida de la persona que se quiere proclamar santa. Si es aceptado se inicia el proceso.
Venerable. Se analiza la vida, obra y escritos de la persona, se interroga a testigos.
Beato. Luego de probar un milagro es mostrado al mundo como intercesor en una ceremonia.
Santo. Se debe probar un segundo milagro que suceda luego de la beatificación.