Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Arzobispo de Montevideo pidió perdón al joven que sufrió abuso de sacerdote

SUBRAYADO |

8fc09c82afc63e0e31f6bf28bd580c67

Daniel Sturla se anticipó al fallo de la justicia y aisló al imputado. Ofreció acompañamiento a la víctima y familia. Por ahora no hay más denuncias.

El Arzobispo de Montevideo Daniel Sturla no esperó el fallo de la justicia y señaló que pidió personalmente perdón a la víctima y a su familia por el abuso sexual cometido por un sacerdote, director de un colegio montevideano.

La víctima sufrió el ataque a los 14 años, pero recién en 2016 decidió realizar la denuncia ante la justicia. Actualmente el joven tiene 23 años.

En un comunicado hecho público este martes, se señala que Sturla informó con celeridad al Superior de la Congregación que reside en Brasil y que inmediatamente vino a Montevideo.

El Cardenal y el Superior recibieron a los familiares directos y luego al presunto damnificado. El Superior tomó las siguientes medidas cautelares: suspenderlo de toda actividad con menores, retirarlo de la parroquia y el colegio y suspender todas sus actividades pastorales. El sacerdote estuvo en todo momento a disposición de la Justicia.

Hasta ahora es la única denuncia que se ha recibido respecto a este sacerdote ecuatoriano de 55 años, agrega la comunicación oficial.

Sturla ofreció acompañamiento de la Iglesia Católica a la víctima y a su familia.

El comunicado oficial indica: “Independientemente de cuál sea el fallo de la Justicia, el Arzobispo de Montevideo pidió perdón al joven y a su familia, y se puso a disposición para un posible acompañamiento. Todo lo actuado se hizo con el sigilo que corresponde para salvaguardar el derecho a la privacidad del denunciante, siendo él el único dueño de exhibir hechos de su intimidad.

“Reiteramos nuestro firme disposición y compromiso para que los hechos como los denunciados no tengan lugar en el seno de la Iglesia, a seguir adoptando las más severas medidas contra quienes cometan estas faltas graves y a continuar trabajando con ahínco  en la prevención”, agrega el Arzobispado de Montevideo.

Como se sabe, el Fiscal Penal de Montevideo Gilberto Rodríguez solicitó este lunes el procesamiento de un sacerdote por “un delito continuado de atentado violento al pudor”.

Según el dictamen fiscal, la víctima (que ahora tiene 23 años) concurría a la iglesia donde daba misa el cura acusado, quien “abusando de su condición de sacerdote del lugar, le obligó a realizarle sexo oral en la habitación del párroco”.

De acuerdo a la denuncia, esto ocurrió cuando la víctima tenía 14 años y hasta que cumplió los 18. “El denunciado reconoció la comisión del hecho en una sola ocasión, a pedido de la víctima y cuando esta tenía 18 años de edad”, dice el dictamen del fiscal.

“Los hechos configuran la presunta comisión de un delito continuado de atentado violento al pudor (arts. 18, 58, 60 y 273 del C. Penal) por lo que en mérito a los hechos, su gravedad así como la necesidad cautelar de prevenir eventuales comportamientos en su desempeño religioso con otros fieles adolescentes (allende las medidas que se habrían adoptado por la Iglesia y que es necesario reafirmar), así como la necesidad de que se mantenga en el país y a disposición de la Sede; se impetrara su procesamiento preventivo con prisión”, dice el fiscal.

Según el documento, quedó acreditado el abuso al que era sometido el menor y la denuncia fue avalada por una funcionaria de la parroquia atestiguó sobre el comportamiento inapropiado del acusado, además del resultado de dictámenes forenses y pericias psicológicas.

De hecho, la pericia del ITF realizada al cura “puso en evidencia la dificultad de empatizar con el otro, sin implicación personal en la situación denunciada, sin conexión empáica”. La misma -según el fallo del fiscal- habla de un “uso beneficioso de posiciones de jerarquía para si mismo, (lo cual) revela posición subjetiva caracterizada por una doble moral”. “Surgen elementos de impulsividad con tendencia al pasaje al acto, escisión entre actos e impulsos”, agrega. “En términos psicosexuales surge conflictiva no elaborada con puesta en acto de sus fantasías. Apela a mecanismos defensivos primarios”, concluye.

Según supo Subrayado, la semana próxima habrá una nueva audiencia en el caso y allí la jueza Ana Claudia Ruibal resolverá sobre el pedido de procesamiento.