Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios Arquitectos franceses con menos apuro que Macron para reconstruir Notre Dame

EL OBSERVADOR |

https://www.elobservador.com.uy/nota/arquitectos-franceses-con-menos-apuro-que-macron-para-reconstruir-notre-dame-2019417184129

Aún no se había apagado el fuego que consumió parte de la catedral francesa de Notre Dame y el presidente Emmanuel Macron ya había prometido que intentaría que en cinco años quedara reconstruida.  Para eso también aparecieron rápidamente donaciones de empresarios multimillonarios.

Sin embargo, quienes deben ponerse al hombro la reconstrucción no lo ven tan sencillo.

«Para nosotros, el objetivo no es ir lo más rápido posible», al tratarse de un edificio que debe durar siglos, explicó a la agencia EFE el presidente del Colegio de Arquitectos francés, Denis Dessus.

Por su parte, la arquitecta Christiane Schmukle Mollard, que ha trabajado en la renovación de la catedral de Estrasburgo, dejó ver sus dudas de que se pueda acabar en cinco años, y calculó que «harán falta tal vez diez para los detalles».

Pero además aparecen otras dificultades. La falta de artesanos cualificados y el debate sobre las modalidades de la reconstrucción de la catedral son los principales desafíos para la obra. Un arquitecto que participó en la restauración del castillo de Windsor, Francis Maude, indicó que es difícil encontrar suficientes artesanos capaces de trabajar la piedra, la madera, el plomo o el vidrio,  y que existen otros grandes proyectos con las mismas dificultades, como el Palacio de Westminister de Londres, informó la AFP.

Y es justamente esa falta de mano de obra la que puede ser el elemento determinante del tiempo que llevará la reconstrucción. Además, hay que resolver un tema para nada menor, que es si se respetará la arquitectura original de Notre Dame, si se buscará acercarse a la arquitectura neogótica planteada en el siglo XIX por Viollet-Le-Duc o si se le dará una interpretación más contemporánea.

El copresidente de la organización de empresas de restauración de monumentos históricos (GMH) Frédéric Létoffé estimó que el tiempo «razonable» de una restauración sería «entre diez y quince años».

Dessus pone el acento en que lo que hay que hacer en primer lugar es consolidar el edificio y hacer un diagnóstico preciso de su estado, teniendo en cuenta que ha sufrido dos impactos, el del fuego pero también el del agua utilizada en la extinción.

Una vez resuelto el perfil que se le dará a la reconstrucción también habrá que estudiar qué materiales se utilizarán para reemplazar las vigas de cientos de troncos de roble y las placas de plomo de la cubierta que fueron destruidos por el fuego.

Algunas de esas maderas tenían unos mil años y habían sido secadas durante décadas antes de ser colocadas en Notre Dame. En cuanto al plomo, es un material que se sabe peligroso para la salud y que puede causar graves daños en las bóvedas en caso de incendio.

Concurso por la aguja
En tanto, el primer ministro francés, Edouard Philippe, anunció el lanzamiento de un «concurso internacional de arquitectura» para determinar si hay que reconstruir, y cómo, la aguja de Notre Dame, destruida por el incendio.

En este caso también se deberá decidir si se reconstruirá tal como la que se quemó o si se dará a la catedral una nueva aguja «adaptada a las técnicas y retos de este tiempo», señalo Philippe.

La aguja fue construida en el siglo XIX por el arquitecto francés Eugène Emmanuel Viollet-le-Duc, y tenía 93 metros de altura.

El concurso será parte de un proyecto de ley, bautizado «Notre Dame», que otorgará un marco legal al esfuerzo de reconstrucción.