Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios ANEP lanzó manual de educación sexual para niños y jóvenes

EL OBSERVADOR |

La publicación incluye la diversidad sexual, el uso de preservativo, los métodos anticonceptivos, las enfermedades de transmisión sexual y su prevención, y la incapacidad

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) presentó este jueves un manual de educación sexual dirigido a los alumnos de todas las escuelas y liceos públicos del país y a todos los estudiantes de UTU.El libro lleva el nombre “Está bueno conversar” y fue elaborado por la Dirección Sectorial de Planificación Educativa del Consejo Directivo Central (Codicen), con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).Parte de la novedad del manual, que forma parte del programa de Educación Sexual, es que también está destinado a las familias de los alumnos, a quienes se las reconoce como aliadas fundamentales para el desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje.Durante la presentación, Diego Rossi, coordinador del programa de Educación Sexual de ANEP, manifestó que a través del libro se “está dando lugar a un derecho”. “Todos los niños tienen derecho a recibir una educación sexual”, afirmó. El objetivo de la publicación, agregó, es que “el tema esté en cotidiano de las familias” y que haya “concordancia” entre el lenguaje y discurso que utilizan los docentes y el que se usa en la casa de los alumnos.Rossi advirtió que no por eso se deja de respetar las creencias y concepciones culturales de cada familia, ya que los conceptos que maneja el libro se pueden adaptar a ellos. Por esto mismo, recalcó, es importante que los niños y jóvenes puedan hablar del tema con sus padres. “Este tema hay que hablarlo hacia el interior de las familias, aunque nos cueste y no tengamos certezas”, aseguró.Giro copernicano

El programa de Educación Sexual se comenzó a delinear en el año 2006, durante la gestión de Luis Yarzábal como presidente de ANEP. Como primer paso se comenzó a formar a los docentes, luego se institucionalizó la formación en los centros educativos y como tercer mojón, la ANEP lanzó el manual.Lilián Delía, consejera del Codicen durante ese período, que participó de los primeros pasos del programa de Educación Sexual, señaló que según una encuesta realizada por el Ministerio de Salud Pública (MSP) en el momento de lanzar el programa arrojó que un 96% de la población requería de ella.En aquel momento se entendió que “al no hablar de la sexualidad en las aulas, se transmitía la idea de que era un tema tabú y misterioso”. Por ello, agregó, “la educación sexual ha hecho más democrática la escuela”.“La construcción del programa implicó un verdadero giro copernicano, un cambio de paradigma. Una de las cosas más difíciles es cambiar las mentes. Con el programa de Educación Sexual se abandonó el abordaje tradicional centrado en el riesgo y la prevención y se postuló un paradigma integrador y crítico, que abarca al anterior, pero lo rebasa”, explicó.El manual, que tiene como objetivo derribar mitos entorno a la educación y conducta sexual, será distribuido de manera gratuita en todos los centros educativos públicos del país. El consejero del Codicen, Néstor Pereira señaló que con el tiempo puede llegar a extenderse el uso en los centros privados.La publicación incluye el tema de la diversidad sexual, el uso de preservativo, los métodos anticonceptivos, las enfermedades de transmisión sexual y su prevención, y la incapacidad.Saber escuchar Por su parte, Víctor Giorgi, director del Instituto Interamericano del Niño advirtió a los padres sobre el peligro que supone no detenerse a hablar con los hijos sobre estos temas.Manifestó que su experiencia de trabajo con padres, le ha permitido advertir cierto temor en los adultos a enfrentar estos temas. “El adulto tiende a negar estos temas, los alarga y después cuando hay alguna situación problemática, lo que dicen es que el joven nunca preguntó”. El jerarca manifestó que los adultos también tiene que propiciar esos ámbitos de diálogo porque si los niños y jóvenes se encuentran con “evasivas” o “mentiras”, terminan por no preguntar.