Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Andrés Paredes, nuevo sacerdote en Diócesis de San José para “gastar y desgastar” la vida en la misión

slide_ordenacion_paredes

“Un corazón como el de Jesús, que sepa anunciar el Evangelio y celebrar siempre los sacramentos con alegría y generosidad, sirviendo y dando la vida por el pueblo que el Señor te encomienda”, fue el augurio del Obispo de San José de Mayo, Mons. Arturo Fajardo para Andrés Paredes, el flamante sacerdote que ordenó el sábado 29 de abril en la Basílica Catedral de San José.

La celebración contó con la presencia de tres obispos: Mons. Fajardo que presidió la ordenación, Mons. Milton Tróccoli, Obispo Auxiliar de Montevideo y secretario general de la CEU y Mons. Raúl Scarrone. Obispo Emérito de Florida y acompañante espiritual del Seminario Mayor Interdiocesano Cristo Rey. Además, se hicieron presentes los sacerdotes de la Diócesis, de otras iglesias particulares cercanas, los seminaristas que integran la comunidad del Seminario Interdiocesano junto a su rector, familiares, amigos y miembros de la comunidad.

El encargado de presentar al diácono Paredes fue el P. Marcelo Coppetti, sacerdote de la Compañía de Jesús (Jesuitas).

En su homilía, comentando el Evangelio del día, Mons. Fajardo señaló que “como los discípulos de Emaús, vamos de viaje con Jesús” y citando al poeta español Manrique, recordó que “partimos cuando nacemos, andamos cuando vivimos, llegamos cuando fenecemos” pero “no morimos, vamos a la vida. No caminamos como turistas, sino como peregrinos de Dios”.

“Estamos llamados a vivir la aventura de la fe, de seguir al Señor y hoy Andrés la va a tener que vivir como pastor del pueblo de Dios que el Señor le encomienda… Enseñarás el camino de la vida”, le dijo Mons. Fajardo  a Paredes al tiempo que admitió que “habrá momentos difíciles como el de los apóstoles, de cansancio, de subidas, piedras en el camino, pero estamos seguros que vamos con Él”.

El Obispo le sugirió al nuevo presbítero, momentos antes de su ordenación, seguir el ejemplo de algunos “modelos sacerdotales” como el primer Obispo del Uruguay,  Mons. Jacinto Vera, en camino a la santidad, “que gastó y desgastó su vida en la misión, en la enseñanza y en el celebración de los sacramentos”.

Agradeciendo el “si” de Paredes, el Obispo de San José de Mayo resaltó que “todo nos forma, de todo aprendemos, siempre tenemos que seguir formándonos, sin formación permanente hay frustración permanente, formarnos en aprender a aprender”. Asimismo subrayó que  “vale la pena darle la vida al Señor, cada vez que tomamos el pan en nuestras manos, es el Cuerpo de Jesús, que somos también nosotros que estamos invitados a entregarnos, gastarnos y desgastarnos en el servicio que Él nos pide”.

Al concluir su prédica, el Obispo pidió la protección de la Virgen y de San José para el nuevo sacerdote y recordó algunos pasajes del ritual de ordenación: “Recibe la ofrenda del Pueblo santo para presentarla a Dios, considera siempre, siempre, lo que realizas, imita lo que conmemoras y confirma tu vida con el misterio de la cruz del Señor”.

“No tengan miedo de preguntarle al Señor Jesús qué sueña para ustedes”

Al comienzo de su Acción de Gracias, el Padre Paredes compartió el lema que eligió para su ordenación “Es necesario que Él crezca y que yo disminuya”. “Estoy lleno de alegría por haber escuchado la voz del amigo, la voz del Señor y darle gracias por el don de la fe, la vocación y porque hoy me ha hecho sacerdote para siempre”, dijo. “Este ministerio me queda grande, pero mirando mi propia vida, veo que elige elementos frágiles e imperfectos, espero poder servir siempre con disponibilidad, humildad y alegría”, expresó.

El flamante sacerdote repasó parte de su camino hasta llegar a la ordenación sacerdotal (el Colegio Sagrada Familia y la comunidad de Hermanos, los años vinculados en la Catedral de San José y la parroquia de Fátima en el barrio Colón) y destacó la ayuda de sacerdotes y laicos para “amar a Dios, escucharlo y servirlo”.

Pidió a los presentes que recen para que su Ministerio se caracterice por la “disponibilidad, la oración, de ser instrumento de la gracia de Dios para todos”.

Agradeció a varias personas, entre ellos al Obispo diocesano, a Mons. Tróccoli (ex Rector del Seminario), al presbiterio, a los compañeros y formadores del Seminario donde estuvo 8 años de formación, a los miembros de las distintas parroquias de la Diócesis. “El camino sacerdotal se comparte con hermanos, se cosechan amistades y se crece en el servicio al Señor”, comentó con emoción. Asimismo, tuvo palabras de agradecimiento para con su familia, en especial con su madre “por su entrega generosa” y a los amigos que “con quienes no compartimos la misma fe, pero amigos de siempre, del carnaval y otros tantos…”. También agradeció a todos quienes participaron en la preparación de la celebración.

Muchos jóvenes acompañaron la ordenación del Pbro. Paredes, a ellos el nuevo sacerdote les dedicó parte de su reflexión al final de la misma “no tengan miedo de preguntarle al Señor Jesús qué sueña para ustedes, sin dudas que seguirlo a Él será lo que los haga más felices, se los digo por experiencia”, concluyó.