Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Aborto: un debate “cortado por una concepción de clase”

180.COM.UY |

La senadora socialista Mónica Xavier fue una de las que más trabajó para la despenalización del aborto. Aunque hubiera preferido el proyecto original, dijo estar “satisfecha” con el que se aprobó. La legisladora, también médica, recordó a las mujeres que vio morir en su práctica profesional antes de revelar qué veneno habían tomado para abortar.

Mónica Xavier votó a favor de la despenalización del aborto con una sonrisa. Cuando regresó a su despacho, sus secretarias la recibieron con un aplauso y un abrazo.

Xavier es una de las legisladoras que más ha trabajado en el tema. Después de la aprobación, en su despacho, afirmó que se trata de una ley histórica y que es una de las batallas más importantes que ha dado.

La senadora socialista dijo a No toquen nada que está conforme con la ley, pero no contenta, porque hubiera preferido el proyecto original. Dijo que lo que siente es “satisfacción” porque “es un esfuerzo de mucho tiempo que da un paso bastante decisivo”.

Xavier dijo que “le tiene que quedar claro a las mujeres que a partir de esta ley tienen derecho, si sienten que no pueden proseguir con su embarazo, a consultar con su profesional”, quien debe atenderlas o derivarlas con un colega “que no interponga objeción de consciencia”.

Además, sostuvo que “si hay desviaciones o aplicaciones re-estigmatizantes, hay que denunciar en el ámbito de los usuarios de la salud, porque sin duda en esto hay mucho fundamentalismo”.

Xavier dijo que tiene “un compromiso de vida con este tema” y que “ser estudiante de medicina y ver que las mujeres preferían morirse antes de decir a qué veneno habían recurrido para interrumpir su embarazo” fue la que le hizo pensar en que si llegaba a ocupar un “lugar decisorio” intentaría cambiar la situación de “la doble vara para medir estos temas”.

La senadora impulsó la despenalización en el periodo pasado, cuando Tabaré Vázquez era presidente y terminó vetándolo. Xavier contó que el tema generó “fuertes confrontaciones” con Vázquez ya que “no es fácil intentar levantar el veto del primer presidente de tu fuerza política”.

“Hace relativamente poco tiempo, no le saqué el tema pero él me lo recordó”, contó Xavier. Vázquez le dijo que era un tema en el que tenían “posicionamientos irreconciliables”. La senadora aclaró que “en ningún momento ninguno pretendió convencer al otro”.

La senadora afirmó que el debate sobre este proyecto estuvo impregnado de una mirada de clase y recordó los argumentos de los legisladores que proponían apoyar a las mujeres con planes sociales o con entregar a su hijo en adopción.

“¿Le plantean eso a la muchacha que queda embarazada, no quiere seguir y tiena el dinero como para abortar en el país o en el exterior? ¿A qué no le dicen lo mismo que a la chica que de repente vino del interior y se está pagando sus estudios con un trabajito en una panadería? Este es un debate cortado por una concepción de clase. Ninguno de los legisladores que invocó estas dos alternativas lo haría indistintamente fuera cual fuere el caso. Se lo reservan a las mujeres que menos tienen”, consideró.

Xavier afirmó que “se imponía un marco legal sobre la base de un nuevo consenso” y que esta es una ley histórica pero “insuficiente”.