Iglesia al día

" Ser testigos de Jesús significa 'vivir una historia de amor con Él' "
Papa Francisco

Mons. Roberto Cáceres | Bodas de oro episcopales

Fechas

16 de abril de 1921: Nacimiento. Buenos Aires

15 de julio de 1945: Ordenación Sacerdotal. Sacerdote de Montevideo

2 de enero de 1962: Nombrado Obispo de Melo

 

Obispo de Melo

19 de marzo de 1962: Ordenación Episcopal

23 de abril de 1996: Retiro

Participó como Padre Conciliar en el Concilio Vaticano II (Sesión I, II, III y IV)

 

En sus Bodas de Oro

Mons. Cáceres animó a vivir la santidad

El domingo 18 y el lunes 19 el Obispo emérito de Melo, Mons. Roberto Cáceres, presidió sendas Eucaristías en acción de gracias por sus Bodas de Oro episcopales.

El domingo concelebraron en la Parroquia de San José Obrero de Treinta y Tres con Mons. Cáceres los Obispos de Montevideo, Florida, Canelones, Minas, San José y Maldonado; en tanto el lunes 19, en la Catedral de Mercedes, lo acompañaron los Obispo de Salto, Tacuarembó y el Obispo de Bagé, Don Gilio Felicio. El obispo de Melo, Mons. Heriberto Bodeant lo acomapñó en ambas celebraciones e incluso le “prestó” su Báculo Episcopal para la ocasión , tal como a la inversa lo efectuara Mons. Cáceres con este Obispo cuando el 18 de julio de 2009 tomó posesión de esa jurisdicción eclesiástica.

Por un inconveniente con las frecuencia del ómnibus que lo trasladaría a Melo no pudo estar presente Mons. Carlos Collazzi (Obispo de Mercedes) y, asimismo, se excusó por su ausencia el Nuncio Apostólico, Mons. Anselmo Guido Pecorari, ya que se encontraba participando de la reunión del BID en representación de la Santa Sede. No obstante, el representante del Papa en Uruguay le envió un mensaje a Mons. Cáceres pródigo de reconocimientos para con este Pastor.

 

Obispo para la santificación del pueblo

En sus homilías Mons. Cáceres expresó reiteradamente su agradecimeinto a Dios y a todos quienes lo acompañaron en sus años de Obispo y ha quienes lo estaban acompañando en ese momento. En este sentido, provocando la hilaridad de los presentes, dijo sin tapujos que no entendía cómo es que se habían reunido para ver a un “dinosaurio”. Tal como lo describe en su blog el Obispo de Minas. Mons. Jaime Fuentes, la homilía de Mons. Cáceres fue “absolutamente envidiable, miradas las cosas desde un punto de vista ‘profesional’: sin ningún apunte, con la voz cálida de siempre y con gestos amables, se dirige al pueblo llamándolo Cristianos, rancio título del tiempo primero de la Iglesia y de todos los tiempos. Quiere aprovechar los minutos explicando que, por bautizado, cada cristiano es sacerdote. Lo enfoca desde aquí y desde allá, precisa el concepto. No habla de sí, sino de Él, del que lo selló hace medio siglo como sucesor de los Apóstoles”. (ver nota aparte) Por otra parte, según fue registrado por Canl 12 de Melo Mons. Cáceres señaló que fue ungido Obispo “o sea Sacerdote en su plenitud” para la “santificación del pueblo”, para ser “servidor” porque “toda autoridad viene de Dios”.

Mons. Cáceres fue ordenado Obispo en la Solemnidad de San José, el 19 de marzo de 1962. Pocos meses después se inauguró el Concilio Vaticano II, en cuyas cuatro sesiones participó íntegramente. El es uno de los únicos tres Padres Conciliares que, habiendo participado en ese grado, quedan vivos en el mundo. Durante 36 años fue el Pastor de la Diócesis de Melo, dejando ese servicio al cumplir sus 75 años, como disponen las normas de la Iglesia. No obstante, lejor de menguar su actividad, Mons. Cáceres permaneció entregando un mensaje de esperanza cristiana con su tetsimonio personal y con una constante presencia en las radios de la Diócesis de Melo.

 

Mons. Cáceres homenajeado por las Juntas Departamentales de Treinta y Tres y Cerro Largo

“Supo entrar en todos los hogares trascendiendo su creencia religiosa”

 

“Mons. Roberto Cáceres supo entrar en todos los hogares trascendiendo su creencia religiosa” y “atendiendo a todos por igual”, destacaron en sus intervenciones los ediles que ofrecieron un homenaje al Obispo Emérito de Melo, que celebró recientemente sus 50 años de ordenación episcopal.

 

“Cuando le dije a Mons. Cáceres que la Junta Departamental de Cerro Largo quería hacerle un homenaje -ya le había hecho uno la de Treinta y Tres- me dijo ‘¡Cuántos homenajes!’. Yo le contesté: ‘Bueno, en la Diócesis sólo tenemos dos departamentos’ y me replicó: ‘Es verdad: en Salto son cuatro’.” Así comenzó Mons. Bodeant sus palabras en la Junta Departamental de Cerro Largo, encontrando la respuesta en risas de los presentes. La anécdota pinta dos aspectos de Mons. Cáceres: su humildad y la lucidez, que asombra a sus casi 91 años.

La Junta Departamental de Treinta y Tres lo recibió el martes 20 de marzo, al otro día de su aniversario episcopal. La versión taquigráfica puede bajarse y leerse en archivo pdf http://es.scribd.com/doc/87587152/Homenaje-a-Mons-Caceres-20-marzo-2012-Junta-Departamental-Treinta-y-Tres.

El deliverativo comunal de Cerro Largo hizo su homenaje el 29 de marzo. Todavía no está disponible la versión taquigráfica pero está disponible en youtube un video con las partes medulares de las intervenciones.

Detrás de las palabras amables y cariñosas y del reconocimiento a una notable trayectoria pública, más allá de los límites de la comunidad eclesial, hay historias de vida. Muchos recuerdan al pastor cercano y amigo, que compartió con ellos los momentos de fiesta, amenizados por los floreos de su acordeón, pero también su presencia en la hora del dolor, la enfermedad y la pérdida de los seres queridos, siempre llevando esperanza.

 

 

Es que esa es la naturaleza del Obispo Emérito de Melo: ser hombre de esperanza. Sólo él puede decir, y asombrarnos, que mira cada día los informativos para ver todo lo bueno que se está haciendo, todas las iniciativas en favor del bien común… Es que, aún en las situaciones de sufrimiento, sabe ver el reverso de las cosas y ver en los gestos solidarios la mano de Dios que no abandona a sus hijos.

 

Tomado de Dar y Comunicar, blog de Mons. Heriberto Bodeant http://dar-y-comunicar.blogspot.com/