Iglesia al día

" Ser testigos de Jesús significa 'vivir una historia de amor con Él' "
Papa Francisco

Mons. Galimberti insta a que la privación de libertad cumpla con función “reeducativa”

galimberti1

“Hay que esforzarse para evitar que una privación de libertad fracase en la función reeducativa. Se transformaría así en una pena anti-educativa. Y en vez de corregir, acentuaría la inclinación a delinquir y la peligrosidad social de una persona”, subraya el Obispo de Salto, Mons. Pablo Galimberti, en su columna semanal en el diario “Cambio”.

La reflexión del Obispo viene a cuento de la reciente transformación de la cárcel saltea en “centro de rahabilitación”, que es “algo más que un cambio de nombre”, afirma.  Explica que “una señal importante del cambio de sistema se concretó con una ley que permitió crear hasta 1.500 nuevos cargos de `operadores carcelarios´ (mujeres y hombres). Estos guardias que visten con camisa celeste no llevan armas. `Nuestra arma es el diálogo´”. Los “operadores carcelarios” empezaron a capacitarse en 2011 para Montevideo pero hoy están en todo el país. “No desplazan a los policías, a quienes corresponde la seguridad interna”, aclara Mons. Galimberti. .

En su columna trae a colación alguna pautas iluminadoras planteadas en noviembre de 2012 por el entonces Papa Benedicto XVI, en ocasión de reunirse con los directores de centros penitenciales del Consejo de Europa. “Para `hacer justicia´no basta castigar a quien es reconocido culpable de un delito; es indispensable que, al castigarlo, se haga todo lo posible para corregir y mejorar a la persona. Cuando esto no ocurre, la justicia no se realiza en sentido integral”, resalta.

 

 

REHABILITAR

Mons. Pablo Galimberti

Cuando visito a un preso suelo preguntarme ¿cómo “rehabilitar” a una persona privada de su libertad?

La cárcel salteña es ahora un Centro de rehabilitación. Participé el día del cambio de nombre que contó con la presencia del actual ministro del interior. Pero fue más que un cambio de nombre.

Una señal importante del cambio de sistema se concretó con una ley que permitió crear hasta 1.500 nuevos cargos de “operadores carcelarios” (mujeres y hombres). Estos guardias que visten con camisa celeste no llevan armas. “Nuestra arma es el diálogo”. Empezaron a capacitarse en 2011 para Montevideo pero hoy están en todo el país. No desplazan a los policías, a quienes corresponde la seguridad interna.

El ex comisionado parlamentario para el sistema carcelario, Alvaro Garcé, afirmaba que esta nueva presencia resultaba muy importante para generar un cambio en la gestión y en el vínculo con los encarcelados. Durante su preparación se van interiorizando de ciertas claves de la “rehabilitación”.

Mientras estaba en el patio externo conversando con un interno escuchábamos a pocos metros el bombo, platillo y redoblante de una murga integrada por los internos. Con vestimenta y maquillaje impecables.

Esta y otras iniciativas como clases o apoyo a exámenes de quienes quieren estudiar, son indicadores de las oportunidades al alcance de los internos. Encontré a un interno, que es maestro, que con mucha paciencia ofrece apoyo a quienes quieren estudiar.

En noviembre de 2012 los directores de centros penitenciales del Consejo de Europa se reunieron en Roma. Al finalizar sus trabajos los recibió el Papa Benedicto XVI. De él tomo algunas pautas iluminadoras.

Decía: ”Los temas de la justicia penal atraen continuamente la atención de la opinión pública y de los gobiernos…” Pensemos en los debates sobre la baja de edad de imputabilidad en nuestro país.

La tendencia es limitar el debate sólo a las cuestiones legislativas y a la etapa procesal referida a los tiempos y las modalidades para llegar a una sentencia que corresponda lo más posible a la verdad de los hechos.

Pero se presta menor atención a cómo se trata al detenido. La pena tiene una función reeducativa. Esta etapa no es para nada accesoria en el sistema penal sino un momento culminante. Para “hacer justicia” no basta castigar a quien es reconocido culpable de un delito; es indispensable que, al castigarlo, se haga todo lo posible para corregir y mejorar a la persona. Cuando esto no ocurre, la justicia no se realiza en sentido integral.

Hay que esforzarse para evitar que una privación de libertad fracase en la función reeducativa. Se transformaría así en una pena anti-educativa. Y en vez de corregir, acentuaría la inclinación a delinquir y la peligrosidad social de una persona.

El Papa Benedicto elogia a quienes cumplen esta tarea: “En cierto sentido vuestro papel es aún más decisivo que el de los órganos legislativos, puesto que, aún contando con estructuras y recursos adecuados, la eficacia de los itinerarios reeducativos siempre depende de la sensibilidad, la capacidad y la atención de las personas llamadas a  realizar lo establecido sobre el papel”.

“Rindo homenaje a todos los que trabajan con seriedad y dedicación en esta tarea, que recuerdan la misión misma de Cristo, que no vino a llamar a los justos, sino a los pecadores, destinatarios privilegiados de la misericordia de Dios”.

Columna publicada en el Diario “Cambio”, el viernes 10 de marzo de 2017