Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

Noticeu Mons. Bodeant presidirá Misa de acción de gracias a 30 años de la visita de San Juan Pablo II a Melo

Captura de pantalla 2018-05-05 a la(s) 23.58.39

El hoy Obispo emérito de Melo, Mons. Roberto Cáceres y San Juan Pablo II en la Catedral de Melo, hace 30 años

En ocasión de conmemorarse el próximo 8 de Mayo 30 años de la visita del Papa Juan Pablo II a Melo, el Obispo de Melo, Mons. Heriberto Bodeant presidirá una Misa de acción de gracias en la Catedral.

La Eucaristía tendrá lugar a las 19 horas.

El hoy santo polaco visitó Melo el 8 de mayo de 1988 durante un segundo viaje que realizó a Uruguay -la primera ocurrió en marzo de 1987. En la ocasión el Pontifice saludó a los fieles de Melo señalando: “Alabado sea Jesucristo en esta región oriental del Uruguay donde viven y trabajan tantos hombres y mujeres que guardan en sus corazones, como en sagrado relicario, el tesoro de su fe católica. Que Dios bendiga vuestros hogares cristianos para que sean escuelas de virtud y de trabajo donde reinen el amor y la paz”.

“Con inmensa alegría estoy aquí entre vosotros para celebrar juntos la fe en Cristo. Yo no quiero anunciaros otra cosa, más que a Cristo Redentor; a Jesucristo, el Hijo de Dios, que trabajó con sus manos, para enseñarnos cómo debemos comportarnos en nuestro esfuerzo por construir de modo solidario un mundo mejor”, acotó.

923357_10201162754898851_483695828_n

Así fue recordado ese gran día en Subrayado. Canal 10.

El domingo 8 de mayo de 1988, el papa Juan Pablo II visitó la ciudad de Melo. Allí se había fundado, cien años antes, una de las primeras diócesis del país.

No estaba previsto que Juan Pablo II visitara la Catedral de la ciudad. La insistencia del Papa puso en aprietos al entonces obispo de Melo, ya que la Catedral no estaba acondicionada para una visita tan importante. Juan Pablo II ingresó al recinto y se sentó en uno de los últimos bancos donde rezó brevemente.

La visita duró apenas dos horas pero se convirtió en uno de los acontecimientos más importantes de la historia de Cerro Largo.