Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios 5.000 iglesias en Francia están bajo riesgo de desastre

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/mundo/iglesias-francia-riesgo-desastre.html

El incendio de Notre Dame genera masivo apoyo para reconstruirla; hay carencia de fondos en interior.

Debido a la falta de subvenciones, miles de iglesias de pequeños pueblos de Francia están en peligro de ruina. Los expertos en patrimonio esperan una movilización para salvarlas similar a la de Notre Dame, que ha recaudado mil millones de euros para su reconstrucción.

El Observatorio de Patrimonio Religioso (OPR), sostiene que unas 5.000 iglesias se encontrarían en malas condiciones. Pero esta cifra es cuestionada por varios expertos, ya que es difícil establecer el estado exacto de las entre 40.000 a 60.000 iglesias y capillas del territorio francés.

Desde la ley de separación entre la Iglesia y el Estado de 1905, los municipios están a cargo del mantenimiento de las iglesias construidas antes de esa fecha. Es decir la gran mayoría. El Estado se encarga únicamente de las iglesias inscritas como patrimonio.

Olivier de Rohan, presidente de la fundación Salvar el arte francés, hace una diferencia entre las comunidades rurales asfixiadas financieramente y el “escándalo” de las iglesias parisinas mal mantenidas. En París, las iglesias se “parecen a las de Nápoles en 1947”, afirma.

A su vez, la Fundación para el patrimonio, organismo privado independiente sin fines de lucro, trabaja para salvar a cientos de edificios rurales, mayoritariamente religiosos, en peligro de ruina en toda Francia.

“La Iglesia desempeña el mismo rol en los pueblos que Notre Dame a nivel nacional. Atrae y da un sentimiento de confianza. Cuando es demolida, deja un rastro, su ausencia seguirá siempre presente”, estima Célia Verot, su directora ejecutiva. “Nuestro objetivo es que el incendio en Notre Dame de París no agote la generosidad de los franceses y extranjeros, sino al contrario, que provoque una toma de consciencia de nuestra capacidad de hacer lo mismo” a nivel local, añade.

Según ella, “este patrimonio no está ardiendo. Es un proceso más lento. Una degradación a veces invisible”. Y entre más se espera, más puede costar salvarlo.

Apoyo.

Gracias a la movilización de decenas de miles de apasionados, donantes, jóvenes y jubilados, se pudo salvar varios templos. Así, la iglesia Saint-Martin d’Arc-sur-Tille, un monumento neoclásico cerca de Dijon (centro-este), que ni las autoridades locales ni la diócesis pensaban poder salvar, pudo ser restaurada. “No fue remplazada por una sala polivalente, como estaba previsto”, señala Alexandre Gady, presidente de la asociación “Sitios y monumentos”.

“A veces hemos salvado iglesias contra la opinión del obispo, pero con apoyo del alcalde comunista”, explica Gady entre risas. Pero “las obras son cada vez más técnicas y se necesita mucho dinero antes de poder comenzarlas”, señala Gady, según el cual los ayuntamientos tienen otras prioridades crecientes, sobre todo en el ámbito social.

Si hasta el de Versalles enfrenta dificultades para encontrar diez millones de euros para renovar el ático de su iglesia de Notre Dame, ¿qué decir de una ciudad de 270 habitantes que tiene una escuela, un gimnasio, una guardería y un estadio de fútbol?

Como en Francia está prohibido destruir una iglesia mientras se celebre al menos una misa al año, el alcalde a veces la deja derrumbarse.

“En consencuencia es más fácil conseguir que el ayuntamiento vote a favor de su demolición. Mientras que los obispos, enfrentados a iglesias cada vez más vacías, no se muestran muy combativos”, señala Alexandre Gady.

Apoyo.

Los diputados franceses discutieron el viernes un proyecto de ley para dar un marco legal a las delicadas obras de Notre Dame.

La restauración de la catedral plantea un “desafío inédito”, técnico, arquitectónico y financiero para el gobierno francés, por lo que éste decidió otorgarle un marco legal.

El proyecto de ley, que ahora pasa al Senado, que lo debatirá el 27 de mayo, prevé un dispositivo de gestión y control de las donaciones recibidas por parte de particulares, empresas y colectividades, que se sitúan en casi 1.000 millones de euros.

Establece que todo deberá ser donado al Estado o a una institución pública y que los particulares que contribuyeron económicamente a la reconstrucción de la catedral parisina podrán beneficiarse de una desgravación fiscal.

Aunque aún no se ha evaluado oficialmente el valor de las obras de restauración de la catedral, cuyo techo y aguja se hundieron devorados por las llamas, varios expertos estiman el costo total de las obras en entre 600 a 700 millones de euros.

Algunos diputados han sugerido repartir el dinero restante, una vez concluidas las obras, entre otras catedrales o iglesias en peligro en Francia. Pero para poner fin a la polémica, el ministro de Cultura, Franck Riester, afirmó que todo el dinero recabado irá a Notre Dame.

Crean organismo para coordinar las obras

La segunda parte del proyecto de ley que debaten los diputados y después va al Senado, suscita más controvertida. Plantea la creación por decreto de un establecimiento público encargado de concebir, realizar y coordinar las obras. Instaura asimismo, también por decreto, un régimen de derogación de las reglas de urbanismo y protección del medioambiente para agilizar las obras.

Algunas voces ya se han alzado para criticar este texto. “Hay un riesgo de crear precedentes. Hay demasiada precipitación”, estimó Stéphane Bern, especialista en temas de patrimonio.

Algunos estiman que la celeridad, responde al deseo del presidente Emmanuel Macron de reconstruir Notre Dame, uno de los monumentos más visitados en Europa por casi 14 millones de personas, en un plazo de cinco años, es decir para 2024, año en el que París acogerá los Juegos Olímpicos.

Pese a que ha pasado cerca de un mes desde el devastador incendio que provocó daños en la histórica catedral, aún se desconoce qué lo provocó. Los primeros indicios de las investigaciones apuntan a que el fuego se originó de manera accidental, probablemente por un cortocircuito.