Iglesia al día

" “Dios tuvo un sueño para San José… le has preguntado ¿qué sueño tiene para ti?” "
Mes vocacional 2021

La Iglesia en los medios “No tenemos enemigos y no buscamos promover el miedo”

LA REPÚBLICA |

Pintada

La Congregación Evangélica Alemana de Montevideo (CEAM) colabora con varias iniciativas sociales, asistenciales y culturales.

Desde la CEAM se comunicó a LA REPÚBLICA que hace algunos días, más precisamente el pasado jueves 2 de mayo a las 19 horas, un grupo de unas 50 personas autoproclamadas anarquistas realizó una manifestación frente a la recientemente renovada iglesia de la calle Blanes 1116.

Según decía un volante que repartieron, se trataba de un acto de repudio por el supuesto inicio del trámite de lanzamiento de una casa propiedad de la Congregación Evangélica Alemana de Montevideo ocupada hace un tiempo.

La vivienda en cuestión, sita en la calle Fernández Crespo, fue donada a la CEAM por la organización internacional “Pan para el Mundo” con la finalidad de realizar allí proyectos de carácter social.

Hace aproximadamente 15 años la casa fue cedida en calidad de préstamo al Centro de Investigación y Promoción Franciscano del Uruguay (Cipfe), que implementó allí un proyecto con niños con problemas de adicción. Cuando este proyecto finalizó, la casa fue ocupada por la biblioteca “Luce Fabbri” y algunos grupos políticos.

Frente a esta situación, la congregación formó un grupo de trabajo que se reunió numerosas veces con los ocupantes para lograr entre todos “una salida en armonía”. En el contexto de las reuniones, les explicaron a los ocupantes el proyecto de construir allí un hogar estudiantil para jóvenes del interior.

Ayudando a ayudar

La iglesia de la CEAM es sede de infinidad de actividades culturales abiertas al público, como por ejemplo, los casi 50 conciertos gratuitos que se realizan anualmente.

En ese lugar se reúnen periódicamente las comisiones directivas de las numerosas instituciones sociales de las que participan miembros de dicha congregación con integrantes de otras iglesias evangélicas, como ser la Obra Ecuménica del Barrio Borro, que asiste a unos 200 jóvenes; Hogar Amanecer, con más de 30 niños y niñas; Hogar de Ancianos OCSA; Centro Emmanuel en Colonia Valdense, dedicado entre otras cosas al fomento de la agricultura orgánica.

En el transcurso de la manifestación, algunos participantes arrojaron bolsas de basura contra las puertas de la iglesia, al interior del jardín y hacia la vivienda del pastor, realizaron pintadas en las puertas y en una pared. Intentaron también forzar el portón de acceso a la casa del pastor, por lo que este salió a dialogar con los manifestantes, pero estos lo insultaron, amenazaron y le hicieron gestos agresivos.

Inédita agresión

“Las reuniones con los ocupantes de la casa no permitían prever los actos violentos que finalmente se produjeron. En los 150 años de existencia de la congregación y más de un siglo del edificio, nunca se había producido una agresión de estas características”, dijeron integrantes de la CEAM.

En un muro exterior los manifestantes escribieron: “la única iglesia que ilumina es la que arde”, lo que constituye un “ataque a la libertad religiosa, que en Uruguay constituye un valor muy preciado”, y agregan “creemos que la luz viene de la fe así como de la acción fraterna en busca del bien común. Esperamos que prevalezca la cordura y que la luz disipe las nubes que no dejan ver. Nuestra mano sigue extendida para la reconciliación que ya se dio con algunos participantes de la manifestación”.

Para terminar, aseguran: “No tenemos enemigos y no buscamos promover el miedo, creemos que todos somos seres humanos y ciudadanos y como tales co-responsables de lo que nos rodea. Como cristianos invitamos a orar por la solución del conflicto. Como ciudadanos invitamos a reflexionar sobre la violencia que agrede a nuestra sociedad”.

Solidaridad

Desde la CEAM agradecen las numerosas expresiones de solidaridad que han recibido de ambientes religiosos y sociales, como ser la del Comité Central Israelita del Uruguay, que en nombre de la colectividad judía del país a la que representa, expresa su más enérgico repudio por el ataque del que fuera víctima la sede de la Iglesia Evangélica Alemana.